Urgen contar con organismo regulador del transporte para tener competitividad

0
198

Paraguay pasó de transportar 700.000 toneladas a fines de la década del 80 a 23 millones de toneladas actualmente, con 343 remolcadores y 100 barcos portacontenedores. Esto convirtió a nuestro país en la primera flota fluvial sudamericana y la tercera flota a nivel mundial.

 

A pesar del crecimiento constante del transporte fluvial y terrestre desde la era democrática, el Estado paraguayo no supo adaptarse a la evolución mundial y hoy carece de institucionalidad en materia de transporte multimodal y de una visión integral, lo que hace que se demoren los procesos de entrada y salida de camiones en la frontera y de obras de dragado en la hidrovía que permitan la navegación fluvial todo el tiempo. Además, se debe incorporar la interconexión ferroviaria como transporte intermedio entre el terrestre y el fluvial.

En el debate semanal de DENDE, donde se abordó el tema «Transporte y logística en Paraguay» Juan Carlos Muñoz, licenciado en Comercio Internacional, consultor internacional en Logística Comercial Internacional y Distribución Física Internacional; Ricardo Svec, empresario del sector de transporte de cargas y miembro del directorio de la Cámara Paraguaya de Transporte Internacional Terrestre; y Roberto Salinas, ingeniero civil con MBA, experto en planificación estratégica, planificación territorial logística y cadena de suministro, coincidieron en la necesidad de contar con un Ministerio de Transporte que planifique con una visión integral en este sector y que marque las obras necesarias para que Paraguay se convierta en un hub logístico acorde al mercado regional y mundial.

Juan Carlos Muñoz señaló que el país tiene consolidada una prestación de servicio de transporte fluvial con alta tecnología y material humano capacitado acorde a los requerimientos, pero falta un Ministerio de Transporte que mire los problemas de manera integral tanto de logística nacional como regional.

Agregó que esto no sumará más burocracia, y por el contrario permitirá que el sector privado pueda aumentar su inversión para mejorar la navegabilidad y el transporte terrestre.

«Paraguay es el único de país de Sudamérica que no tiene Ministerio de Transporte (…) Así que definitivamente o vamos por ese camino o vamos a seguir con soluciones parches», afirmó.

Entretanto, Ricardo Svec lamentó la cantidad de tiempo que se pierde en las instalaciones de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) y en la Dirección Nacional de Aduanas, lo cual se podría solucionar utilizando la infraestructura de los puertos privados. También indicó que debe apuntarse a la regularización fiscal de los camioneros y la titularidad de los camiones, lo que evitará la intermediación y por ende reducirá costos.

Asimismo, señaló la necesidad de que Paraguay incorpore los camiones bitrenes como se utilizan en Brasil y Argentina, lo cual permitirá mejorar el transporte de carga. Para ello, indicó que se necesita no solo un marco de implementación, tanto para la inversión en infraestructura, sino también para el acompañamiento social que incluya alternativas para que los 40.000 camioneros puedan adaptarse, modificar sus unidades y acceder a créditos con plazos adecuados. Además, debe haber inversión en polos de desarrollo industrial en diferentes ciudades con mejores rutas.

Por su parte, Roberto Salinas cuestionó el desfase de los planes fundamentales que no acompañan el crecimiento del mercado, y puso como ejemplo que los puentes a ser construidos o en construcción no prevén una vía férrea. Indicó que ello se debe a que el Ministerio de Obras Públicas es una institución que tiene en su órbita la infraestructura, pero no incluye al transporte en esta visión. «Creo que el Ministerio de Obras Públicas es un ministerio con mucho poder y mucha capacidad de inversión y probablemente no quiera perder la hegemonía en todo lo que es la parte de obras y transporte. Creo que ahí está la principal resistencia. Si se tuviese un Ministerio de Transporte es el que tendría que dictar las prioridades en infraestructura», explicó.

El titular de DENDE, Alberto Acosta Garbarino, recordó que en el Plan de Desarrollo de Paraguay 2030 hay tres ejes y que uno de ellos es la inserción de Paraguay al mundo. Resaltó que la única forma de que nuestro país se desarrolle es insertándose inteligentemente al mundo.

Destacó que el gran mercado del siglo 21 es Asia y el camino más barato y eficiente para llegar allí es el transporte fluvial y marítimo.

«Estamos en un momento muy importante, donde Paraguay tiene que sacar muchos aprendizajes de toda esta crisis mundial con el tema de la pandemia, cómo impactó eso en los costos logísticos, la crisis hídrica que está impactando en los costos regionales. Y Paraguay tiene que replantearse su visión de infraestructura que necesita para llegar al mundo»

Finalmente, Yan Speranza manifestó que si bien hay avances en materia de transporte terrestre y fluvial, se tiene un techo debido a la falta de institucionalidad en el sector y de una visión integral, por lo cual el sector privado tiene que ser más proactivo para exigir estos cambios.

Fuente:www.hoy.com.py

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here