Paraguay lidera ránking de ansiedad por la pandemia

0
231

PREOCUPACIÓN. Un familiar enfermo por el Covid y pérdida de trabajo golpearon a la población. SALUD MENTAL. Informe del Banco Mundial refleja que mujeres fueron las más afectadas por la crisis. DESPIDOS. Con relación al 2020, en 2021 la reducción de trabajo para mujeres fue menor.

Con el 61,9 %, Paraguay se posicionó como el país con el mayor porcentaje de población que reportó haber sentido ansiedad, nerviosismo o preocupación, siendo las mujeres las más afectadas en su salud mental a causa de la crisis causada por la pandemia del coronavirus.

Estos datos fueron obtenidos por la Encuesta Telefónica de Alta Frecuencia (LAC) , realizada en junio del 2021, a iniciativa del Banco Mundial, y se desarrolló en un contexto de incremento vertiginoso de casos de Covid-19 y muertes por la enfermedad en el país.

Detrás de Paraguay figuran: Bolivia, con el 57,4%; Haití, 51,1%; Ecuador, 49,9%; Argentina, 47,9 %; Honduras, 40,1%; México, 37,9%, Panamá, 37%; El Salvador, 35,2%; Guatemala, 35%, etc.

Según la encuesta, afirmaron sentir sentimientos de inquietud el 70,4 % de las mujeres y 53,5% de los hombres. En nuestro país, de cada 10 mujeres, 7 reportaron verse afectadas por la ansiedad, mientras que los hombres 5 de cada 10. La tendencia se mantiene por área de residencia; es decir, tanto las mujeres del área urbana como las del área rural se vieron afectadas en su salud mental en mayor proporción que los hombres.

La ansiedad fue predominante, principalmente en quienes dijeron haber tenido al menos un familiar enfermo en los últimos treinta días previos a la encuesta, el 74% de este grupo reportó un impacto negativo a su salud mental. Asimismo, de entre aquellos que perdieron el trabajo que tenían antes de la pandemia y dijeron estar desempleados al momento de la entrevista, el 75% reconocieron alteraciones en su bienestar.

‘‘Estos resultados revelan que los elevados niveles de ansiedad, nerviosismo y preocupación en Paraguay se muestran correlacionados con dos puntos críticos donde las diferencias de género suelen ser más visibles: el aumento de las responsabilidades en el hogar (como es cuidar de un familiar enfermo), y las desventajas en el ámbito laboral’’, según reportaron.

Sobrecarga.

A consecuencia de la pandemia, la expansión de las actividades de cuidado y de trabajo doméstico no remunerado (economía de cuidado) fue encabezada desproporcionadamente por las mujeres.

Según la encuesta, el 52% de las mujeres reportaron haber sentido un aumento de trabajo en el hogar, en comparación a solo el 33% de los hombres. Las actividades que mayor atención requirieron fueron el acompañamiento escolar y el cuidado de los niños del hogar, seguidas por tareas como lavar, cocinar, limpiar, entre otras, además del cuidado de otros adultos.

El aumento del trabajo doméstico durante la crisis sanitaria por el Covid-19 significó una ‘‘inversión adicional de tiempo y esfuerzo para las mujeres, que ya estaban cargadas de responsabilidades laborales fuera del hogar’’, detalla el informe.

Asimismo, el 38% de mujeres que contaban con un empleo percibieron el aumento en las actividades de la casa en mayor proporción al 57% que se encontraban desempleadas. En contrapartida, solo el 33% de los hombres empleados y el 34% de los desempleados dijeron haber experimentado una mayor carga de tareas domésticas.

El Banco Mundial propone políticas de reactivación económica que incluyan iniciativas concretas que consideren revertir progresivamente el impacto desproporcionado que la pandemia ejerció sobre las mujeres.

 

Dr. Héctor Castro @hrcastrol
La aparición de nuevas variantes sí tiene que ver con la vacunación, porque mientras no todo el mundo esté vacunado, tendremos brotes de replicación del coronavirus en muchas personas que abren la posibilidad para que se generen nuevas variantes.

Fuente: prensamercosur.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here