Montevideo: La mayor incautación de cocaína de la historia Uruguaya, más de 4.400 kilos en 4 contenedores

0
1131

El director Nacional de Aduanas de Uruguay, Jaime Borgiani realizó este viernes una conferencia de prensa para hablar de los cuatro contenedores que fueron incautados por contener cocaína camuflada en bolsas de soja. Borgiani indicó que el precio estimado de la droga encontrada en los tres primeros contenedores por el momento asciende a US$ 1.000 millones en Europa.

La Armada Nacional Uruguaya informó esta tarde que por disposición del fiscal del caso se procedió «luego del conteo, pesaje, análisis primario de la sustancia y precintado» a «su traslado al depósito del Instituto Técnico Forense en la Guardia Republicana».

Al momento se incautó un total de 4.417 kilos con 700 gramos de cocaína que estaba prensada en forma de ladrillos, expresó el director durante la conferencia y aclaró que la droga no estaba camuflada en bolsos como ocurrió en ocasiones anteriores. Todavía queda por inspeccionar el cuarto contenedor.

La exportación de soja era de una empresa nueva del litoral y los titulares ya están identificados, expresó Borgiani en rueda de prensa este viernes.  

En tanto, el director nacional de Aduanas enfatizó: «Estamos hablando de la mayor incautación de la historia en el Uruguay«,  y agregó en ese sentido: «Lo importante es que se le transmita al mundo y a los narcotraficantes que con la aduana uruguaya no se juega«.

«Para mi como director es un orgullo transmitirle a la población que la Aduana hoy está preparada. que hoy la aduana está combatiendo este delito que le hace tan mal al país», subrayó Borgiani en  la tarde de este viernes.

Dijo además que tuvieron «mucho resistencia» para aplicar más controles desde agosto, cuando renunció el anterior director tras la incautación en Hamburgo, Alemania, de 4,5 toneladas de cocaína proveniente de Uruguay.

En tal sentido, aseguró que tuvieron que «ser muy cuidadosos en no tratar de incrementar los costos de los exportadores, pero por suerte, el camino elegido dio sus frutos». señaló.

Agregó que la aduana uruguaya «ha tomado las medidas necesarias para que este flagelo abandone el país» y aseguró que dicho organismo va a «seguir profesionalizándose y buscando los distintos caminos para combatir este flagelo».

El fiscal especializado en Delitos Económicos, Enrique Rodríguez, abandonó el puerto de Montevideo ayer jueves las 19:50 horas. Conversando con su equipo, el fiscal no dejaba de sorprenderse sobre el volumen de cocaína encontrada por funcionarios de Aduanas y de la División Inteligencia (Divin) de Prefectura. “Es mucha cantidad; nunca vi tanta”, repetía Rodríguez.

El conteo de la cocaína no terminó ayer y si bien en un comienzo se pensó que el trabajo llevaría al menos dos días más, este viernes durante la conferencia Borgiani expresó que las tareas finalizarán esta misma jornada.

La Fiscalía Especializada en Delitos Económicos recibió información que indica que aparentemente la soja mezclada con la cocaína es uruguaya.

La Fiscalía ya cuenta con la información de que la cocaína tenía como destino un puerto africano. Específicamente iba dirigido al puerto de la Ciudad de Lome, capital Togo (África).

Los cuatro contenedores incautados estaban encima de camiones en el puerto de Montevideo. El fiscal Rodríguez ya ordenó varias actuaciones a la Policía y hoy comenzará a tomar declaraciones a varias personas.

Rodríguez también solicitó información sobre las empresas vinculadas a los contenedores incautados.

Consultado por Diario El País de Uruguay respecto a si considera que podría haber más contenedores con cocaína, el fiscal Rodríguez respondió: “No sé. En principio son esos, tres o cuatro. Hay que abrirlos todos. No se sabe si todos tienen droga o cada uno lleva la misma cantidad”.

¿El escáner determinó que dentro de los cuatro contenedores hay cocaína? “Aparentemente sí. Pero hay que mirar uno por uno para poder determinarlo”, respondió el fiscal.

El continente africano es el destino de la ruta del narcotráfico desde América Latina. Los intermediarios en ese continente, que se dedican a introducir la droga en Europa, pertenecen a organizaciones criminales enquistadas en los gobiernos, con nexos directos con el terrorismo y el tráfico de armas.

La ex ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, dijo que su país es un mercado atractivo para los traficantes y que parte de la exportación local de cocaína financia a “grupos terroristas” en África.

La cocaína se triangula por África para llegar a Europa. “Servicios de inteligencia de otras naciones nos confirmaron que se paga peaje a grupos terroristas para hacer las operaciones”, declaró la funcionaria.

A su vez, un informe de la Comunidad de Policías de América (Ameripol) revela que por la ruta africana pasa un 30% del total de la cocaína que tiene como destino final a Europa. Así, África se transformó durante los últimos cinco años en un punto clave en el mapa del narcotráfico mundial.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés) activó las alarmas y pidió intensificar “los esfuerzos para erradicar el tráfico de drogas y la delincuencia organizada en África occidental, base central para el tráfico de cocaína desde América Latina hacia Europa”.

Los principales carteles mexicanos fueron los primeros que incursionaron en la ruta africana. Los Zetas, el cartel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, tejieron puentes con ese continente, ayudados por la mafia italiana Ndrangheta hace más de siete años. Martín Barrón Cruz, experto del Instituto Nacional de Ciencias Penales de México, admitió que es complejo abordar estas nuevas rutas porque “no se conoce cómo manejan los controles los gobiernos africanos”. El fiscal antidrogas de Perú, Juan Mendoza, dijo que las mafias africanas negocian la compra de cargamentos en Uruguay, Argentina y Brasil, debido a que Perú es solo productor de cocaína.

Algunos de los puertos bajo la lupa son justamente el de Montevideo, el de Buenos Aires y Rosario en Argentina.

En Brasil, la puerta de salida hacia África es el puerto de Santos, de donde se “exporta” el 88% de la droga que logra salir de ese país, según las fuentes.

Los narcos, con la ayuda de cómplices, camuflan la cocaína en cargas lícitas dentro de contenedores.

El procurador brasileño Carlos Bruno Ferreira Da Silva calculó que solo se logra inspeccionar “entre el 5 y 10% de las cargas que salen de Brasil”.

Grandes incautaciones

El pasado 20 de noviembre fue hallado en el puerto de Montevideo un contenedor con más de tres toneladas de cocaína, 101 ladrillos, por un “estimado en más de US$ 740.000.000”, según había informado la Dirección Nacional de Aduanas a través de un comunicado. El buque esperaba preparado para emprender un viaje de casi 8.000 kilómetros por el Atlántico Sur y llegar a su supuesto destino final: la ciudad de Cotonou en Benin (África).

Sin embargo esta no fue la única gran incautación relacionada con Uruguay en los últimos meses. El viernes 2 de agosto autoridades alemanas hallaron en el puerto de Hamburgo un récord de 4,5 toneladas de cocaína camufladas en bolsas deportivas y transportadas por un barco contenedor procedente de Uruguay, cuyo destino era la ciudad belga de Amberes.

Fuente: Diario El Pais – Uruguay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here