Líneas navieras se enfrentan a la posibilidad de una mayor caída de los fletes marítimos desde China

0
53

Es probable que las tarifas de transporte marítimo de bienes embarcados en China caigan el año que viene cuando se lancen al mar nuevos buques portacontenedores. De hecho, ya las tarifas de los fletes se han desplomado hasta un 90% en el último año desde los máximos sin precedentes que alcanzaron durante la pandemia, y se espera que se estabilicen a corto plazo.

Está previsto que se entreguen más de 200 nuevos buques a los operadores de transporte de bienes en cada uno de los dos próximos años. En 2023 se entregarán buques con una capacidad total de 2,34 millones TEUs, y en 2024 se añadirán otros 2,83 millones de TEUs, cifra que se compara con los 1,1 millones de TEUs de este año.

«El sector marítimo se muestra cauteloso ante la posibilidad de una nueva caída [de las tarifas de transporte]», afirma Kevin Gao, director de ventas de Hapag-Lloyd (China) Shipping, expositor en la China International Import Expo (CIIE). «La entrega de nuevos buques probablemente exacerbará un problema de exceso de capacidad».

La Iniciativa de la Franja y la Ruta de Pekín, introducida por el presidente Xi Jinping en 2013 para reforzar los lazos comerciales de China con 65 países, está creando una demanda en el extranjero de maquinaria y equipos como los paneles solares, dijo Simon Sun, director general de la sucursal de PIL en Shanghái. Este tipo de comercio podría ayudar a sostener las tarifas de los fletes, ya que se ven presionados por la capacidad añadida. «Predecimos que las tarifas de transporte [de contenedores] se mantendrán estables durante los próximos meses», dijo. «El nivel actual es aceptable y las líneas navieras deberían ser capaces de mantener la rentabilidad».

La tarifa de transporte marítimo de un contenedor de 20 pies desde Asia a la costa oeste de Estados Unidos (USWC) se situó en US$2.479, un 87% menos que en el mismo periodo de 2021, según datos de Freightos Baltic Index.

En junio de 2020, China se convirtió en la primera gran economía del mundo en salir del bloqueo por el coronavirus, recuperando rápidamente su lugar como fábrica del mundo y produciendo bienes a toda máquina para satisfacer la demanda global reprimida. Pero la escasez de contenedores en los principales puertos del mundo estaba causando un dolor de cabeza a los exportadores. Tenían que pagar miles de dólares extra para reservar espacio de envío al instante o esperar varias semanas antes de que sus mercancías pudieran ser transportadas.

En agosto de 2021, temporada alta para el transporte marítimo de bienes fabricados en China con destino a Estados Unidos y Europa ante de las Navidad, los espacios de los portacontenedores eran a menudo disputadas por decenas de exportadores que estaban dispuestos a pagar hasta 10 veces las tarifas normales de flete para enviar su carga al extranjero.

Aunque han bajado mucho de precio, la tarifa actual sigue siendo aproximadamente el doble que antes de la pandemia de Covid-19. «La mayor preocupación sigue estando en el comercio de China con el extranjero», dijo Xiong Hao, subdirector general de Shanghai Jump International Shipping. «Las líneas navieras están redoblando sus esfuerzos para atraer a más propietarios de carga, y también necesitan evitar una guerra de precios viciosa para mantener las tarifas estables». En ese sentido, Sun dijo que una buena gestión de los costos, incluido el uso eficiente del combustible, sería importante para que los transportistas mantuvieran la rentabilidad si las tarifas de transporte bajan.

Fuente: MundoMarítimo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí