NoticiasEl trágico choque de dos barcos en el Río...

El trágico choque de dos barcos en el Río de la Plata: 95 muertos, un sólo bote salvavidas y pánico en la oscuridad

-

spot_img

Hace 66 años sucedió la colisión entre un carguero Mormacsurf y el barco de pasajeros Ciudad de Buenos Aires. En el salvataje se notó la impericia de la tripulación y la alarmante falta de recursos. Durante años sobresalió de las aguas la punta del mástil de éste último, mudo testigo de un accidente que no tuvo respuestas.

El vapor Ciudad de Buenos Aires había sido construido en Gran Bretaña en 1914 y al año siguiente había llegado al país como parte de la flota del armador Nicolás Mihanovich para cubrir, junto con su gemelo el Ciudad de Montevideo, el servicio entre Buenos Aires y la capital uruguaya.

Para 1957, este barco de 110 metros de largo, con capacidad para transportar 363 pasajeros y 84 tripulantes, había cambiado de dueño en varias oportunidades. Su casco llevaba las marcas de años de trajín navegando entre Buenos Aires y Montevideo, saliendo siempre a las 22 horas y arribando a las 7 de la mañana. Pero en ese entonces lo habían afectado a la navegación por el río Uruguay.

El martes 27 de agosto de 1957 de un atardecer húmedo y despejado, este vapor se disponía a cubrir el trayecto entre el puerto de Buenos Aires y Colón, Entre Ríos, con una parada en Concepción del Uruguay. Zarpó de dársena sur con 78 pasajeros de primera clase, 63 de tercera y 89 tripulantes. Lentamente, fue buscando el canal principal para dirigirse a su ruta por el río Uruguay. Su capitán era el uruguayo nacido en Salto y nacionalizado argentino Silverio Leovigildo Brizuela, que había ingresado a la marina mercante en 1922. En sus casi cuarenta años de navegación, nunca había protagonizado un incidente.

Pero esa tarde, al partir, había rozado el casco de una chata arenera.

Zarpó del puerto porteño, pasó por la isla Martín García y al sur de la isla Juncal, a la altura de la desembocadura del Paraná Guazú, fue violentamente chocado por estribor por el Mormacsurf, un carguero norteamericano de 152 metros que venía de Rosario con carga completa y que estaba saliendo del brazo del río Paraná para tomar el canal, ganar el océano y dirigirse a California. Pertenecía a la empresa Moore Mc Cormack Line.

Eran las 22:45 hs, la luz se cortó y los pasajeros, que ya habían cenado y muchos ya estaban descansando, enseguida percibieron que estaba ingresando agua.

La noticia del accidente repercutió en los medios, tanto de Argentina como del Uruguay.
La noticia del accidente repercutió en los medios, tanto de Argentina como del Uruguay.

La gigantesca proa del carguero se incrustó justo en el medio del barco, a la altura de la tercera chimenea, entre el comedor y la sala de máquinas. El capitán le pidió al buque norteamericano que no retirara el barco para impedir que entrara más agua. Pero el Mormacsurf se alejó por un efecto de inercia en el momento en que había tirado cuerdas para auxiliar a los pasajeros.

Algunos de ellos, que habían quedado colgados de las sogas, cayeron al río.

El agua comenzó a entrar a raudales y, en un intento de tapar el agujero, el buque trató de apoyarse y lo chocó. El vapor se bamboleó y por la cantidad de agua que había entrado, comenzó a hundirse.

La desesperación y el pánico se apoderó de los pasajeros. Muchos habían caído al agua, impregnada del fuel oil que se había derramado por la colisión; otros, agolpados en la cubierta, no sabían qué hacer. Cuando los pasajeros quisieron tomar los salvavidas redondos que colgaban de las paredes -que servían para rescatar cuando alguien caía al agua- algunos estaban pegados, ya que cuando pintaron el barco no los habían quitado. Del mismo modo, cuando pretendieron bajar los botes salvavidas, las poleas no giraban por el exceso de pintura que tenían. Solo pudieron bajar uno.

En la cubierta, el capitán Brizuela trataba de mantener la calma pero quedó en evidencia que los marineros no tenían práctica en zafarrancho de colisión. Les pedía a los pasajeros ir al centro de la nave para equilibrarla. Era una total confusión en las que se mezclaban las más terribles situaciones: el que valerosamente cedió su salvavidas a una mujer; la mujer que en el agua arrojó su bebé a su marido para salvarle al niño, pero la criatura se perdió en las profundidades; o el hombre que le arrebató el salvavidas a una mujer.

El buque se hundió en quince minutos. Solo sobresalía de las aguas su mástil.
El buque se hundió en quince minutos. Solo sobresalía de las aguas su mástil.

Del Mormancsurf arrojaron al agua todo lo que podía flotar para auxiliar a la gente que estaba en río, pero la corriente se llevaba todo lo que flotaba. Y armaron una plancha, casi al ras del agua para facilitarles el acceso al barco.

Rápidamente, se dieron las señales de auxilio por radio y por bengalas. Acudieron al lugar diversas embarcaciones, tanto de la costa argentina como de la uruguaya.

Resultaba complicado el rescate ya que las personas, embadurnadas de combustible, se les escurrían de las manos a los rescatistas.

Quince minutos después, a las 23:05, el Ciudad de Buenos Aires desaparecía en las aguas. Muchos náufragos fueron tragados por el remolino provocado por el hundimiento. Por mucho tiempo, solo quedó visible la punta de su mástil. Murieron 95 personas -72 pasajeros y 23 tripulantes- sin contar los desaparecidos o los bebés, ya que los menores de 10 años no sacaban pasaje y no se los anotaban como pasajeros.

Uno de los rescatistas había dicho: “No voy a llorar, pero nunca me voy a sacar de mis oídos los gritos de la gente pidiendo auxilio”.

El primero en llegar a la zona del desastre fue un remolcador que rescató a decenas de sobrevivientes. Luego otros barcos hicieron lo propio.

Muchos fueron llevados a la isla Martín García y de ahí a Buenos Aires. Otros los derivaron a Nueva Palmira, en Uruguay. En el hospital fueron atendidos y lavados con kerosén para quitarles el combustible que tenían impregnado.

Con el correr de los días ocurrió lo inevitable: aparecieron en las costas los cuerpos de víctimas y restos del naufragio.

El vapor inmortalizado en una maqueta.
El vapor inmortalizado en una maqueta.

El terrible derrotero de esta tragedia olvidada fue exhumado por Adriana Silvia De Arriba y Héctor Daniel De Arriba, nietos de Clotilde Bravo de Ayala, una pasajera sobreviviente. En su libro El vapor Ciudad de Buenos Aires y nuestra abuela Clotilde: dos tragedias, pusieron de manifiesto las irregularidades que rodearon el hecho.

La autopsia realizada al capitán reveló que sus vísceras tenían un alto grado de alcohol. Los hermanos contaron que el día anterior al hecho había sido su cumpleaños y que ese día lo había festejado. Las fotos de la autopsia desaparecieron.

Se comprobó que la tripulación no había sido entrenada para enfrentar estos hechos y que sin esas falencias se hubiesen salvado más vidas. Los salvavidas pegados con pintura a las paredes del barco y la imposibilidad de bajar los botes salvavidas fueron agravantes. Aseguran que no era cierto que había niebla y escasa visibilidad.

También comprobaron que ninguno de los capitanes, al momento de la colisión, estaba en sus puestos. Los oficiales fueron encontrados culpables de impericia e imprudencia, pero el capitán, los dos comisarios de a bordo y los dos prácticos -que entonces no era obligatorio que fueran parte de la tripulación, aunque sí baqueanos- estaban muertos. El único vivo, el timonel Simón Alfiro fue exonerado porque cumplió órdenes. También fueron procesados el capitán y el práctico del buque extranjero. Este último, luego de estar un tiempo detenido, sufrió una hemiplejía y falleció mientras se sustanciaba el proceso. El capitán regresó a su país y nunca respondió a las citaciones de la justicia. Y así entre los responsables que habían fallecido y los que eludieron la acción de la justicia, lo ocurrido aquella noche en el Río de la Plata quedó marcado a fuego en la memoria de los sobrevivientes y en los familiares de las víctimas de esta tragedia que bien pudo evitarse.

Fuente: infobae.com

Últimas noticias

Colapso del puente de Baltimore podría generar el mayor pago de un seguro marítimo

El colapso de un puente en Baltimore, Estados Unidos, después de que un carguero chocara contra él, podría resultar...

Nace Alma Cruceros, primera naviera española de lujo pensada para hispanohablantes

De aquí a un año, en abril de 2025, comenzará a operar en España Alma Cruceros, la primera naviera...

INDUSTRIA NAVIERA INSTA A LA ONU A PROTEGER BUQUES TRAS CAPTURA DE PORTACONTENEDORES

Las principales asociaciones de la industria naviera del mundo instaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a proteger los buques...

CONSTRUCCIÓN DEL PUENTE DE LA BIOCEÁNICA, FINANCIADA POR ITAIPU, PRESENTA UN 47 % DE AVANCE

Las obras del Puente de la Bioceánica, que unirá las ciudades de Carmelo Peralta (Paraguay) y Porto Murtinho (Brasil)...
spot_imgspot_img

Naviera Paranave inauguró dos nuevas embarcaciones con inversión de más de USD 13 millones

El crecimiento de la flota Fluvial Paraguaya continúa en sostenido aumento. La cantidad de embarcaciones que acumula el registro...

PDVSA Argentina: más de 170 despidos y una deuda judicializada que supera los US$ 28 millones

La situación de la filial local de la petrolera venezolana en Argentina es cada vez más crítica. Sin liquidez, ni...

Debe leerse

Boletín de Itaipu apunta riesgo de inundaciones en Foz do Iguaçu y Ciudad del Este

El nivel del río Paraná está aumentando en la...

Gobierno y CAF se unen para captar inversiones verdes y promover desarrollo sostenible

El presidente de la República, Santiago Peña participó este...
spot_imgspot_img

Podría gustarte tambiénRelacionado
Recomendado para ti

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?