Cristina Aleixendri: la ingeniera que trae de vuelta las velas a las embarcaciones mercantes de todo el mundo

0
43

La cofundadora y COO de bound4blue, ha sido reconocida por Talgo con el Premio Mujer Ingeniera Excelente 2022.

Cristina Aleixendripremio Talgo a la Mujer Ingeniera Excelente 2022, hubiera estudiado Medicina, pero cambió de idea. “Cuidábamos a mis abuelos en casa, y con frecuencia acompañaba a mis padres en las visitas al hospital. Sentía admiración por aquellos profesionales que salvaban tantas vidas. El impacto de la física o de las matemáticas quizá no parezca tan inmediato, pero detrás de cada sofisticado aparato médico confluyen varias disciplinas STEM. Sabia que mi vida y mi trabajo debían tener sentido también para los demás. La respuesta la encontré en la ingeniería aeronáutica”, explica en una entrevista con Innovaspain.

Aleixendri es cofundadora y COO de bound4blue, la compañía que devuelve a los barcos mercantes la fuerza del viento. Lo hacen reinterpretando una tecnología marítima tan antigua como las velas. “Son velas autónomas ya que no necesitan que la tripulación intervenga para que funcionen, y tienen la misma vida útil que el propio barco, unos 20-25 años”.

La ingeniera pone como ejemplo el coche hibrido. “Las velas co-propulsan el barco. El motor no es utilizado mientras la vela está operativa”. El valor añadido de bound4blue está en una tecnología que dota a las velas de un empuje superior en 6-7 veces al que genera el ala de un avión. “Es una innovación que impacta en todos nosotros. El 90 % de lo que utilizamos en nuestro día a día ha viajado previamente en un barco. Nos mueve el hecho de lograr que estos bienes y productos sean transportados de manera más sostenible y con menos efectos negativos”.

De La Fura del Baus a los armadores de todo el mundo

En verano de 2021 llevaron a cabo su primera instalación eSAIL: una vela de succión de 12 metros de altura en el Balueiro Segundo, una embarcación de pesca de la Organización de Palangreros de A Guarda (ORPAGU) en Panamá. Más tarde, en febrero de este año, la compañía de teatro catalana La Fura dels Baus presentaba en Santander La Naumon (la nave del mundo), su tercer barco-teatro, que incorpora una turbovela de baound4blue, con el que giran alrededor del planeta.

En el centro de la imagen, Cristina Aleixendri, acompaña de Teresa Riesgo, Secretaria General de Innovación y Carlos de Palacio Oriol, Presidente de Talgo.

En este momento tienen en marcha tres proyectos con armadores de primer nivel: 2 velas de 17 metros para Amasus, 3 velas de 22 metros para Louis Dreyfus Armateurs y 4 velas de 26 metros para Marubeni Corporation. “Somos capaces de que cada vez sean más altas. Estamos creciendo en número de velas demandas y también lo hace el equipo. Ya somos más de 30 personas. Nuestra intención es llegar a todos los barcos que podamos”.

Nuevas obligaciones, nueva mentalidad

Muchas cosas han cambiado desde que la idea de bound4blue empezaba a cristalizar. “Entonces éramos unos locos que queríamos volver al viento. Los propios armadores eran reticentes a escucharnos. Ahora es distinto. Las velas han ganado protagonismo global. No hay más que darse una vuelta por lo eventos más importantes del sector”, argumenta Cristina Aleixendri.

La cofundadora de la empresa considera que estamos inmersos en un cambio de mentalidad profundo. “La causa principal es una regulación que obliga a utilizar un combustible más limpio o tecnologías que mitiguen el impacto medioambiental. La Unión Europea ha tomado cartas en el asunto y los barcos que naveguen las aguas del continente -un tercio del total mundial- tienen que pagar por sus emisiones. La buena noticia es que esa ‘penalización’ será reinvertida en facilitarles la transición, financiándoles la instalación de nuevas tecnologías”.

Pero la accesibilidad del viento también tendrá otras consecuencias. “Queremos conseguir que las velas se conviertan en un estándar en favor del planeta y de la sociedad. El viento es gratis, así que impactará positivamente en el precio de los productos que consumimos. Muchas veces se dice que la sostenibilidad es cara. En bound4blue fomentamos el ahorro de costes”.

Aleixendri añade que quizá aún existan en el sector armadores no muy interesados en la sostenibilidad. Una actitud que tiene los días contados. “Sus clientes, fabricantes de todo tipo, sí demandan innovaciones que mitiguen la huella que provoca el transporte de sus productos. Todo el ecosistema se dirige hacia la descarbonización, aunque sea por rutas diferentes”.

Una referencia STEM

Inventora de cinco patentes y partícipe en diez proyectos de investigación, Cristina Aleixendri ya ha recibido cinco premios a la innovación y al emprendimiento femenino. Afirma recibir el premio Talgo con mucha ilusión. “A veces me pregunto qué ha pasado para llegar hasta aquí. Una de las claves fue toparme en el Bachillerato con una profesora que había estudiado ingeniería informática. Sus enseñanzas y consejos me han ayudado a avanzar”.

Equipo de la compañía.

La experta celebra que premios como el que le acaban de conceder visibilicen el papel de la mujer desde una perspectiva que fomenta que las niñas borren de su mente estereotipos nocivos ligados a la profesión. “Las ingenierías no están tan presentes como otras disciplinas. Necesitamos personas en las que reflejarnos, que expliquen de forma llana cómo, a través de la tecnología y la innovación, podemos cambiar el mundo”.

En el plano positivo, la ingeniera observa que el cambio, aunque quede un buen trecho por recorrer, está en marcha. “Muchas escuelas están trabajando para mejorar esta compresión. No se trata de que todos lo niños y niñas estudien ingeniería, pero sí de que puedan tomar decisiones de manera más informada. Abundan las iniciativas de programación, robótica, las charlas o los talleres. Todo ayuda. Debemos acercarles la tecnología y que después opten o no por un determinado camino”.

Fuente: innovaspain.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí