Ordeñe de combustible y narcotráfico no solo depende de la voluntad del último “tahashí” de frontera

0
634

Juan Martens profesor, investigador y coordinador del departamento criminólogo, hablo acerca de la realidad del “negocio” del ordeñe de combustible y narcotráfico que se realizan en el departamento de Ñeembucu y que involucra a la población de las principales ciudades ribereñas de este departamento y a los miembros de tripulaciones deshonestas que venden el hidrocarburo de sus barcos el cual se vuelve a comercializar en zonas agrarias y hasta en estaciones de servicios que incluso llegan hasta el departamento central.
Martens indico a Paraguay Fluvial Noticias en la 780 am, que el fenómeno del ordeñe de combustible de buques es un fenómeno muy particular por que no es vista como una actividad criminal por que se realiza de manera publica y hay tolerancia social e institucional que permiten que se siga realizando la actividad desde hace décadas y al permitirse una situación tan abiertamente realizada se da una serie de relaciones sociales tanto en la capital del departamento de Ñeembucu como en otras ciudades considerando que no es solo un fenómeno de Pilar, sino que de toda la ribera.
“Lo llamativo de esta situación en Pilar es la naturalización de la actividad por que los pobladores de esta ciudad lo ven como un negocio que genera mano de obra olvidándose que es una actividad de sustracción o robo por que ese combustible pertenece a alguien y lo sustraen de forma ilícita y que comienza con la voluntad de los capitanes de las embarcaciones que surcan los ríos y pasa por la anuencia militar de los personales de la armada en primer lugar y de policitas y hasta autoridades de instituciones judiciales” Aseveró.
Agrego que existe una red muy extensa que involucra a esta actividad ilícita que permite que este combustible llegue hasta el departamento Central, a los arrozales y sojales del departamento de Itapúa por lo que el problema es muy complejo.
Menciono además que, en la investigación realizada y publicada en el año 2019, indicaban que según los testimonios recabados a pobladores de la zona de pilar de mas de 40 años, los mismos recordaban que incluso sus padres ya se dedicaban a esta actividad por lo que no se trata de un negocio reciente si no que lleva varias décadas de existencia.
“Al ser una actividad ilegal eso envuelve y facilita otras actividades, nosotros también hemos hecho una investigación que esta próximo a publicar “NARCOTRAFICO Y COMBUSTIBLE LA FORMA EN QUE SE RELACIONAN” CIGARRILLO Y COMBUSTIBLE, LA FORMA EN LA QUE SE RELACIONAN. Al ser una actividad ilícita con las características y el pago correspondiente por que las autoridades reciben un pago, entonces se envuelven en el mundo de la ilegalidad y existe una ruptura de esos valores que deben sustentar nuestras relaciones sociales” Sentencio.

Juan Martens también se refirió acerca de las opciones de soluciones a esta situación mencionando que no es muy difícil la ecuación. “La solución pasa por tener opciones en la economía lícita, si la gente tiene donde trabajar no va a tener opciones de trabajar en lo ilegal, laburar en el ordeñe de combustible, en el trafico de marihuana, en el del cigarrillo, conlleva riesgos por que los que caen siempre son los peones, entonces eso se puede evitar dando opciones en la economía lícita” Resaltó.
Dijo además que el planteamiento de soluciones definitivas depende mucho de la voluntad de los poderes que no es lineal, sino por el contrario se manejan en forma de micropoderes ejercidos y que además genera negocio y por lo tanto no depende solo de la voluntad del último tahashí-(forma jocosa de referirse a los policías)- de frontera, sino que es una cuestión estructural que se debe analizar a profundidad como por ejemplo el por qué Paraguay no invierte en tecnología para el control del espacio aéreo que es lo que facilita que el país sea la principal ruta del narcotráfico y trafico de armas de la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here