Noticias“Estos barcos marcan un antes y un después para...

“Estos barcos marcan un antes y un después para la industria naval argentina”, afirmó Sandra Cipolla

-

spot_img

Lo hizo durante la presentación final del pesquero Luigi y el bautismo de mar del Anita.

Ante gran cantidad de público reunido en el muelle sector INIDEP del Puerto Mar del Plata, Astilleros SPI y la empresa Solimeno, compartieron la presentación del buque pesquero Luigi y el bautismo de mar de su gemelo Anita. Estos barcos, constituyen un hito en la industria naval argentina, ya que son los más grandes que se hayan construido en el país, con un nivel tecnológico que los coloca en la vanguardia nacional e internacional.

Durante la jornada, la CEO de SPI, Sandra Cipolla y el presidente del Grupo Solimeno, Antonio Solimeno, fueron los anfitriones y guías de los invitados que pudieron recorrer el Luigi. De ese modo pudieron conocer los sofisticados y confortables espacios del buque y sorprenderse frente a la calidad de los materiales, los finos detalles de cada ambiente y el nivel tecnológico puesto a favor de la navegación y la pesca.

Precisamente Cipolla, en diálogo con Ser Industria, destacó la sinergia y colaboración entre ambas empresas en el diseño, respaldado por más de 20.000 horas de trabajo de ingeniería. Reconoció con orgullo lo realizado por los trabajadores del astillero, al ser partícipes de la construcción de los imponentes buques y la capacidad de dar respuesta a cada aspecto planteado, incluyendo el enfoque de género. Para ello se ajustó el diseño interno garantizando la igualdad de oportunidades para las mujeres en la tripulación.

La titular de SPI, comentó que expertos españoles han elogiado la tecnología y el diseño de los barcos, consolidando su relevancia internacional y anticipó que la empresa firmó contratos para construir, como mínimo otros dos barcos de las mismas características.

Asimismo, manifestó que el desafío reside en convertir esta excepción en la norma para la industria naval de nuestro país. Para ellos es fundamental la continuidad de políticas de apoyo y la consideración de reformas legislativas cruciales para mantener esta evolución y asegurar un futuro en el que Argentina pueda, no solo satisfacer sus necesidades internas, sino también exportar su calidad y experiencia en la materia.

¿Cómo comienza la participación de SPI en la construcción de estos barcos?
Arranca con el sueño de un grupo de empresarios marplatenses, Luis Solimeno e Hijos, encabezado por Toni Solimeno, que es quien más participa del tema de los barcos. Empezamos a soñar si era posible construir un barco de este nivel en la Argentina, con todo lo que esto significa. Porque a lo largo de la historia de la industria naval nos han menospreciado, han puesto límites a nuestro desarrollo. Medir los barcos solamente en eslora fue una limitante para nuestro crecimiento y creo que con esta decisión tan importante que tomó el Grupo Solimeno, estos barcos marcan un antes y un después para la industria naval. Ya no se habla solamente de las capacidades reales que puede tener la industria naval argentina, sino de sus propias potencialidades para seguir desarrollándose. Hoy es un sueño hecho realidad.

¿Son los barcos de pesca más grandes que se hayan fabricado en el país?
Sí, tanto el Lugi como el Anita, son los buques pesqueros de mayor porte construidos en Argentina. Pero, además, la tecnología que tiene el Luigi es de punta. De hecho, han venido de España, a mirar el barco y nos han dicho que es único. Está pensado para la durabilidad, para que tecnológicamente pueda responder mejor ante cualquier emergencia, que llegue mejor a la zona de pesca, con todas las comodidades para el personal. Tiene acero inoxidable, carpintería de primer nivel, la sala de máquinas es brutal. Es una muestra de la capacidad que tenemos los argentinos de construir.

¿Fue diseñado por ingenieros de SPI?
El trabajo fue conjunto. Las primeras líneas las hicimos junto a la firma Solimeno. Nosotros hicimos todo el anteproyecto, lo convalidamos con un asesor externo para saber que no estábamos errando. Recordemos que es un barco que no había sido construido en el país. Entre el diseño y el proceso, nos llevó 20.000 horas de ingeniería, sin contar las horas de construcción. Realmente es un orgullo, uno quiere expresarlo con palabras y no puede.

¿El diseño contempló la cuestión de género?
Así es. Hay que poner en valor no solamente la decisión por construirlo en el país, sino que nos permitiera eso. Con las ingenieras cambiamos el diseño interno para que las mujeres también tengan posibilidades de subir a bordo. Porque, cuando es un camarote de ocho, es muy difícil que puedan subir mujeres. Entonces había que diseñarlo distinto. La firma Solimeno estuvo a disposición, así que inventamos un poquito, cambiamos el diseño de los baños, hicimos todo para que fuera posible que tuviera un perfil de género.

¿Son barcos de punta para Argentina y también a nivel internacional?
Sí, lo puedo garantizar. Vino gente de España, que comúnmente hace este tipo de embarcaciones y nos dijeron que es un barco con última tecnología y muy bien pensado, no solamente por el astillero, sino por la empresa armadora.

¿Qué se necesita para que este nivel de innovación no sea una excepción en la industria naval argentina?
Deseamos que no sea una excepción, sino la normalidad. Creo que tiene que ver con las políticas. Este gobierno puso a la industria naval en un lugar de privilegio cuando la nombró como estratégica para el desarrollo de la producción nacional. A partir de eso, se generaron un derrotero de políticas que necesitamos que se sostengan. Debemos ratificar algunas y rectificar otras e ir por otras más. La industria naval va a seguir con ese acuerdo de consenso que logramos a través del Consejo Económico y Social de la Industria Naval y se lo vamos a transmitir a todos los candidatos, cuando sean elegidos. Vamos a seguir trabajando porque esto no puede ser la excepción de la regla. Esto significa que podemos, lo hicimos y ya no es utópica la capacidad industrial de la Argentina.

¿La industria naval argentina está en capacidad de exportar estos barcos?
Sí, ¿por qué no? Este es un producto de exportación por la calidad y el diseño. Después tenemos que ver la competitividad.

¿Cuáles son los siguientes desafíos para SPI?
Tenemos que terminar el Anita. Estamos con el tercero en línea y por empezar el cuarto de estás características. Además, hay un quinto barco, de menor tamaño, que también es un prototipo, cuyo diseño va a ser único en el país. Esto significa que por los próximos dos años vista, en construcciones estamos con trabajo. Las reparaciones, gracias a Dios, todos los años se mantienen, se sostienen y se incrementan.

¿Los dos próximos gemelos también son para el Grupo Solimeno?
No, son de otros clientes que en función de lo que vieron, nos vinieron a contratar para realizar otros dos barcos similares.

¿Qué significa para el SPI la concesión de espacios por 20 años más 10 en el Puerto?
Pasar de un permiso de uso precario a una concesión, requiere de un compromiso del usuario, de los astilleros de inversión. Hemos presentado un proyecto de inversión ambicioso al Consorcio. Queremos seguir ampliando nuestra capacidad productiva y eso requiere de inversiones importantes. Hicimos la primera etapa para el desarrollo de estos barcos, pero para poder hacer cuatro simultáneos, necesitamos seguir creciendo en nuestra infraestructura. Esa es la idea.

El país vive una situación macroeconómica muy delicada que ha complicado la importación de insumos. ¿Es una oportunidad para que algunos insumos sean fabricados localmente?
De hecho, en los otros modelos, ya estamos haciendo sustitución de importaciones en ventanas, puertas… Hay productos y piezas que estamos pensando y hemos trabajado. En el Luigi, la panelería que es ignífuga, la importamos en su mayoría, pero ahora el carpintero la pudo certificar a través del INTI. Es decir que ahora, si se genera el proceso virtuoso de más construcciones, esto se puede industrializar y la panelería ignífuga ya no vendría del exterior, la podríamos hacer en la Argentina.

¿Es necesario reformar o generar una nueva ley para la industria naval?
No sé si reformularla, pero por lo menos bregar por los dos artículos que nos vetaron, que tiene que ver con la financiación, porque hoy la financiación está vigente, pero depende de un gobierno, no está puesta en el presupuesto nacional. Todos los países del mundo tienen a la industria naval incorporada en su presupuesto nacional por la cantidad de empleo directo e indirecto que genera. Necesitamos que esos dos artículos que fueron vetados sean reincorporados a la ley de industria naval. Después, como todo en la vida es perfectible y en un mundo tan ágil, tan dinámico, tenemos que ir replanteando los objetivos. Por eso la ley tenía esta cuestión de sentarse a los tres años a revisarla, analizarla, porque cuando la hicimos no habíamos diseñado estos barcos. Entonces hoy ya podemos ir por más y eso creo es de lo que vale la pena debatir en el futuro.

Fuente: serindustria.com.ar

 

 

 

Últimas noticias

Colapso del puente de Baltimore podría generar el mayor pago de un seguro marítimo

El colapso de un puente en Baltimore, Estados Unidos, después de que un carguero chocara contra él, podría resultar...

Nace Alma Cruceros, primera naviera española de lujo pensada para hispanohablantes

De aquí a un año, en abril de 2025, comenzará a operar en España Alma Cruceros, la primera naviera...

INDUSTRIA NAVIERA INSTA A LA ONU A PROTEGER BUQUES TRAS CAPTURA DE PORTACONTENEDORES

Las principales asociaciones de la industria naviera del mundo instaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a proteger los buques...

CONSTRUCCIÓN DEL PUENTE DE LA BIOCEÁNICA, FINANCIADA POR ITAIPU, PRESENTA UN 47 % DE AVANCE

Las obras del Puente de la Bioceánica, que unirá las ciudades de Carmelo Peralta (Paraguay) y Porto Murtinho (Brasil)...
spot_imgspot_img

Naviera Paranave inauguró dos nuevas embarcaciones con inversión de más de USD 13 millones

El crecimiento de la flota Fluvial Paraguaya continúa en sostenido aumento. La cantidad de embarcaciones que acumula el registro...

PDVSA Argentina: más de 170 despidos y una deuda judicializada que supera los US$ 28 millones

La situación de la filial local de la petrolera venezolana en Argentina es cada vez más crítica. Sin liquidez, ni...

Debe leerse

spot_imgspot_img

Podría gustarte tambiénRelacionado
Recomendado para ti

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?