Este portacontenedores es eléctrico, y cuenta con un sistema de cambio de batería

0
106

Las operaciones portuarias, y el general el transporte marítimo, son una importante fuente de emisiones contaminantes. Pero en el horizonte ya están apareciendo alternativas para electrificar algunas de estas tareas que habitualmente se hacen con sistemas de combustión. Es el caso de los buques portacontenedores de pequeño tamaño, que ya cuentan con un modelo 100% eléctrico que además dispone de un interesante sistema de baterías extraibles.

Desarrollado por la compañía finlandesa Wärtsilä, este modelo estará operado por la empresa ZES (Zero Emission Services) con sede en los Países Bajos y fundada en 2020 por ING Bank, el proveedor de servicios técnicos y de energía Engie, y el puerto de Rotterdam.

Un proyecto que ya cuenta con su primera unidad en funcionamiento. Este primer buque comenzó a operar a lo largo del corredor Zoeterwoude – Alpherium – Moerdijk en los Países Bajos el 6 de septiembre, y transporta cerveza para HEINEKEN, el primer cliente del servicio.

El sistema se ha instalado en un buque portacontenedores de navegación interior con una capacidad para 104 contenedores TEU. Un modelo que se ha modificado para montar dos packs de baterías que se han instalado en otros dos contenedores como los usados en el transporte del propio buque.

Estos contenedores tendrán una capacidad que el fabricante indica será equivalente al de 36 coches eléctricos, por lo que hablamos de unos 2 o 2.5 MWh. Cifra que no han indicado desde la empresa.

Gracias a estos, el buque podrá completar sus desplazamientos dentro del puerto de forma habitual, y cuando la carga de la batería se termine, podrá sustituirlos por otros dos que están en tierra. Un sistema de cambio de batería que permite recuperar la autonomía en pocos minutos, mientras que los usados pueden quedarse en tierra cargándose con energías renovables.

Según Willem Dedden, Director Ejecutivo de ZES: “Dentro del sector del transporte holandés, la navegación interior representa el 5% de las emisiones de CO2. Al cambiar de propulsión diésel a eléctrica, se puede dar un paso importante hacia la consecución de los objetivos del Acuerdo Climático de París. Los barcos que participan en el servicio ZES eliminarán alrededor de 1.000 toneladas de CO2 y 7 toneladas de NOx por año ”.

Un concepto, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Infraestructura y Gestión del Agua de los Países Bajos, y que se basa en una red de puntos de carga de acceso abierto. En este caso, las baterías se pueden cambiar por otras cargadas, y todo con un modelo de «pago por uso» mediante el usuario del buque pagará solo por el coste de la energía renovable consumida. Esto permite que los costos operativos de la embarcación sigan siendo competitivos.

Fuente: https://forococheselectricos.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here