Inicio Noticias Terminó el paro total del transporte marítimo y fluvial que afectó a...

Terminó el paro total del transporte marítimo y fluvial que afectó a los puertos

407
0
Compartir

El pasado viernes, Infobae.com informó sobre la realización del primer paro de 48 horas durante la actual gestión de gobierno, impulsado por un grupo de gremios del transporte marítimo y fluvial. Al finalizar la medida, uno de los principales referentes del sector armatorial expuso la versión empresaria sobre los alcances y efectos de la medida de fuerza.

“Durante 48 horas las flotas de ultramar y fluvial estuvieron totalmente paralizadas. Como así también las prestaciones portuarias auxiliares (remolque). El conflicto afectó el comercio exterior del país como así también el abastecimiento de combustibles y mercaderías entre puertos argentinos. Esto incluye también a las naves que prestan servicios en puertos patagónicos.

“El paro no se origina en una diferencia salarial”, asegura a Infobae el gerente general de la Federación Naviera (FENA) Capitán Roberto Sylvester y agrega que “el sector empresario ofreció un aumento de un 22% durante 6 meses y dejar abierta la negociación para llevarla adelante antes del vencimiento de ese plazo”.
“Nuestra intención era propender a la creación de una comisión tripartita (empresas , gremios y Estado) para analizar la competitividad de esta actividad actualmente amenazada de desaparecer a manos de flotas de otras banderas”, afirmó.

Consultado por Infobae sobre la predisposición del gobierno nacional durante las negociaciones, Sylvester respondió que “Todas las negociaciones fueron llevadas a cabo con la colaboración de autoridades de los ministerios de Trabajo y Transporte, pero a pesar de la cantidad de reuniones celebradas y de la existencia de una conciliación obligatoria de por medio, no hubo posibilidad de acercar a las partes”.

“El sector gremial tiene dos preocupaciones que radican por un lado en la fuerte incidencia del impuesto a las Ganancias sobre sus ingresos. Esto es así por ser los salarios marítimos y fluviales en todos los casos y jerarquías de los más altos del mercado laboral local. Por otra parte el régimen de francos compensatorios es equivalente a un día de franco por cada día de trabajo, lo que hace que por cinco meses de trabajo efectivo se deban abonar 13 meses de sueldo”. “Este régimen no tiene semejanza con ningún sistema laboral marítimo en ninguna parte del mundo”, alertan.

El empresariado naviero nacional sostiene que además del régimen de francos, las tripulaciones de los buques en bandera nacional exceden en número la de buques similares bajo otros pabellones; asimismo sostienen que tareas que en otras marinas mercantes están incluidas en el salario del marino, en el pabellón argentino deben ser pagadas como actividades extras.

Este sistema ha ocasionado que la flota nacional sucumbiera; la competencia extranjera nos borró de los mares del mundo y hasta las flotas paraguaya y boliviana se adueñaron de la Hidrovía Paraná Paraguay por ser por lejos mucho más competitivas, ya que los menores costos operativos les brindan la posibilidad de ofrecer tarifas de fletes más bajas a igualdad de trayecto que un barco argentino” afirma Sylvester.

Otros referentes del sector indican que en este momento existe una fuerte presión de cargadores y autoridades nacionales para bajar drásticamente los costos de los fletes navieros, teniendo la firme convicción que si esto no se consigue, terminaran siendo beneficiados operadores extranjeros en desmedro de las flotas nacionales.

Asimismo, durante los doce años de gobierno kirchnerista se otorgaron desde la Dirección Nacional de Transporte Marítimo, cantidad de permisos a buques extranjeros para operar en el cabotaje nacional, lo que también hizo que muchos propietarios de buques se alejaran de la bandera nacional al ver como se poblaban nuestras aguas de buques que no deberían realizar tráficos entre puertos argentinos,

Remarcan los empresarios que la única salida posible a esta crisis pasa por “barajar y dar de nuevo”, reconsiderar todas las escalas salariales, las condiciones laborales, el régimen impositivo y todos los demás factores que distorsionan la actividad respecto a los estándares internacionales. Caso contrario la marina mercante nacional será un triste recuerdo.

Fuente: Infoabe.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here