Inicio Navieras Opinión: Consumo de Alcohol y Droga a bordo de buques, es un...

Opinión: Consumo de Alcohol y Droga a bordo de buques, es un problema que se debe resolver a tiempo

927
1
Compartir
Imagen de referencia - Crédito ciudadypoder.mx

El consumo de alcohol y drogas en los buques por parte de los marinos y personal embarcado es una realidad que le afecta a la industria en similares proporciones y porcentajes que el resto de la sociedad, la misma sociedad que todos integramos por lo que no es algo ajeno a la actividad marítima.

Desde nuestra experiencia, abordando la temática en nuestra especialización de seguridad marítima como de derecho internacional marítimo hemos visto distintos casos positivos al consumo o el trabajo bajo los efectos del alcohol o drogas en distintas empresas. Cada caso es particular y cada empresa es distinta, desde la propia organización pasando por la concepción de la temática y las soluciones que se pueden proponer a cada una de ellas, dado que afecta no solo la nacionalidad de los marinos como la bandera del buque sino las políticas de las empresas en base a sus casas matriz, las gerencias, y los propios supervisores. No obstante ello, todas las empresas que nos

han confiado la prevención, control y supervisión de esta problemática, en todas hemos visto algo muy importante y es que todas priorizan la prevención sobre la represión, esto es, el trabajo para evitar que se sucedan casos de consumo a bordo o de embarcarse bajo los efectos del alcohol o drogas, más allá de casos puntuales y específicos donde se ha trabajado directamente sobre la disuasión y búsqueda de casos positivos ante información concreta y específica.

Las pautas para la aplicación de las disposiciones sobre seguridad y salud en el trabajo del Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006 publicado por la OIT (Organización Internacional del Trabajo) en su Artículo 6.7.5 expresa que “… El abuso y dependencia de drogas y alcohol por parte de la gente de mar embarcada puede afectar el desempeño de su trabajo, dar lugar a problemas de disciplina y supervisión, y representar un peligro para las personas y el buque. El consumo de alcohol puede alterar la capacidad de juicio y aumentar el riesgo de accidentes. A largo plazo, el consumo abusivo de alcohol puede provocar problemas de salud y, en casos extremos, la muerte.

El abuso de drogas por parte de la gente de mar es extremadamente peligroso. Quienes consumen drogas pueden representar un serio peligro para ellos mismos y para las demás personas a bordo del buque.

Hay por ende un llamado de la comunidad internacional para que tanto armadores como las autoridades trabajen sobre este tema para evitar peligros a bordo.

En el marco del derecho martimo internacional contamos con una serie de normas que abordan el consumo de alcohol y drogas a bordo de los buques y su afectación desde el punto de vista de la seguridad martima y la protección del medio marino, y los resultados de todas las investigaciones científico-médicas coinciden en que el consumo de alcohol por encima de los limites mencionados provoca trastornos cognitivos y de la capacidad de concentración y reacción, especialmente graves para el personal de guardia.

Se han producido algunos sucesos y siniestros martimos históricos graves bajo la influencia del alcohol, entre los que cabe mencionar el siniestro del Exxon Valdez, en 1989 (Estados Unidos), del Ena 2, en 2004 (Alemania), y del Karen Danielsen, en 2005 (Dinamarca); asimismo, “… se supone que la mayora de las Administraciones marítimas ha tenido experiencias negativas de accidentes relacionados con el alcohol …” (MSC 81/23/17 Nota presentada por Alemania, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Irlanda, Letonia, Polonia, Portugal y Suecia en el Comité de Seguridad Marítima de la OMI para su 81 Período de Sesiones, 205) El propio Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, en su versión enmendada establece previsiones a texto expreso sobre esta temática indicando que las Autoridades deben velar para que los Armadores: a) adopten políticas y procedimientos para prevenir el abuso de drogas y de alcohol en los buques; b) informen a la gente de mar acerca de los efectos perjudiciales y las consecuencias de la posesión no autorizada y el abuso de drogas y el consumo de alcohol; c) proporcionen orientaciones a la gente de mar sobre el consumo de alcohol sin riesgo y responsable; d) identifiquen con prontitud a los marinos que puedan estar abusando de drogas o tengan problemas relacionados con el alcohol;

  1. e) eliminen la presencia no autorizada de drogas en los buques; f) proporcionenasesoramiento confidencial y presten apoyo y asistencia a los marinos que se sabe que tienen problemas relacionados con el consumo de drogas o de alcohol, y g) impartan instrucciones a la gente de mar y al personal de tierra encargados de aplicar la política relativa a las drogas y el alcohol.

Con relación a los sistemas de seguridad de los buques y como afecta esta problemática a bordo debemos considerar que la OMI a través de la Resolución A. 1072 (28) adoptada el 4 de diciembre de 2013 estableció Directrices Revisadas para la

estructura de un sistema integrado de planificación para contingencias en caso de emergencia a bordo, siguiendo las recomendaciones elaboradas por el Comité de Seguridad Marítima (MSC) y el Comité de Protección del Medio Marino (MEPC)

Estas directrices siguen los conceptos del los Convenios MARPOL y SOLAS así como consituyen un marco para la formulación de procedimientos destinados a dar una respuesta eficaz a las situaciones de emergencia determinadas por la compañía y el personal de a bordo. Es imposible considerar a una persona bajo los efectos del alochol y las drogas ante una situación de emergencia a bordo, es absolutamente imposible pensar que alguien bajo dichos efectos pueda significar que cooperará en un 100% para salvaguardar la vida propia y de sus colegas a bordo.

Es por ello que el Factor Humano es altamente considerado por la OrganizaciónMarítima Intarnacional que por la Resolución MSC.255 (84) adoptada el 16 de mayo de 2008 adopta el Código de normas internacionales y prácticas recomendadas para la investigación de los aspectos de seguridad de siniestros y sucesos marítimos (Código de Investigación de Siniestros) así como la Resolución A.1075 (28) adoptada el 4 de diciembre de 2013 vuelve a poner el Factor Humano como un elemento específico dentro de la investigacion El Código Internacional para la Gestión de la Seguridad y Protección del Medio Ambiente (Código IGS) así como el Código de Protección de Buques e Instalaciones Portuarias (Código PBIP), ambos parte del Cónvenio Internacional para la Seguridad de

la Vida Humana en el Mar (Convenio SOLAS) dan herramientas jurídicas desde el derecho internacional para implementar políticas en las emrpesas para aforontar esta temática, siendo además obligación realizarlas porque ella afecta directamente la seguridad (safety) y la protección marítima (security).

Es bueno recordar que el objetivo del Código Internacional de Gestión de la Seguridad tiene por objeto garantizar la seguridad marítima y que se eviten tanto las lesiones personales o pérdidas de vidas humanas como los daños al medio ambiente, concretamente al medio marino, y a los bienes. Las propias Enmiendas de Manila al Código STCW y la Guía para los Marinos de la dichas enmiendas publicado por ITF establecen que “… Todo marino que sea sorprendido en posesión o consumiendo sustancias ilícitas puede esperar pocas muestras de comprensión por parte de su empleador o de las autoridades. Los efectos perjudiciales para la salud personal y la seguridad general a bordo son también razones convincentes para evitar el abuso de las bebidas alcohólicas y las drogas. El consumo de bebidas alcohólicas a bordo del buque se está erradicando sistemáticamente mediante la aplicación de controles y reglamentos estrictos. Actualmente, muchas compañías imponen una política antialcohol a bordo de sus buques y las compañías y los inspectores del Estado rector del puerto, pueden realizar pruebas de alcoholemia de forma aleatoria a los miembros de la tripulación…”

Incluso si el Estado de Abanderamiento no ha adoptado medidas al respecto o la propia compañía no lo hace por tales efectos el buque puede estar sujeto a un Control por el Estado Rector del Puerto (Port State Control) y aplicar las normas y convenios por este ratificado bajo el amparo de “No más trato favorable”.

En dicho caso, de constatarse por parte de las Autoridades de Consumos de Alcohol o Drogas entonces las medidas serán mucho más serias y comprometedoras para el tripulante como para la empresa.

QUE PUEDEN HACER LAS COMPAÑIAS AL RESPECTO?

No podemos hacer frente a una situación de riesgo si no la aceptamos, debemos en primer lugar ser conscientes que esta realidad existe y que debemos trabajar sobre ella para eliminarla.

Si una Persona Desiganda por IGS nos dice “nosotros no tenemos ese problema a bordo de nuestros buques” entonces es cuestión de tiempo para que el mismo, ante un siniestros o accidente marítimo le demuestre que si existen pero cuando pueda asumirlo

tal vez ya costó alguna vida humana, algún hijo o hija sin padre o madre, alguna esposa/a viudo/a, algún buque hundido o carga perdida y mucha contaminación que deberemos afrontar.

Es por ello que este tema, como otros que serán objeto de otros estudios basados en nuestra experiencia como al experiencia internacional, deben ser abordados y asumidos con la seriedad y responsabilidad que se merecen. Para ello sugerimos el siguiente plan de trabajo:

Adoptar una Política de Alcohol y Drogas

Dicha Política debe identificar claramente que no se encuentra habilitado el consumo ni el trabajo a bordo de los buques bajo los efectos de el alcohol y las drogas dado que ello afecta al seguridad del buque, de la tripulación, la carga, el medio ambiente y otros buques.

Establecer asimismo claramebte el concetpo de Prevención, disuasión y represión al consumo y trabajo bajo los efectos del alcohol y drogas a bordo indicando que se realizará un Programa de Prevención y Educación así como un Progrmaa de Control de Consumo a Bordo y que de constatarse casos positivos la empresa asume la responsabilidad para mantener la seguridad a bordo.

Implementar un Programa de Prevención y Educación

La Prevención y la Educación son patas de la misma mesa. Si bien hay mucha información sobre el consumo abusivo de alcohol y drogas así como normas que lo regulan existe hemos constatado cierta desinformación al respecto, en especila sobre los riesgos e incluso sobre el alcance legal de los casos positivos.

Para ello se deben realizar tareas educativas con charlas a bordo, en especial en tiempos de inactividad operativa en muelles, puertos, amarraderos sobre los efectos de cada una de las sustacias en el sistema nervioso central y su afectación al trabajo a bordo.

Los tiempos de espera en radas o amarraderos son ideales para estas actividades dado

que llenan un tiempo ocioso y lo convierten en tiempo de formación contínua. En las empresas que hemos visto que hacen estas actividades de formación en dichos tiempos son las que tienen altos stándares de seguridad operativa.

Registrar cada una de esas charlas y conferencias educativas con todos los participantes e incluirlo en el SGS de la empresa, procurando que todos los tripulantes de todos los buques de la compañía participen al menos una vez al año de dicho programa de Prevención y Educación.

Desarrollar un Programa de Control de Consumo

Para que un programa pueda ser efectivo se deben realizar controles a bordo para determinar el consumo de alcohol y drogas o bien el trabajo bajo los efectos de dichas sustancias.

La industria permite al día de hoy realizar controles de consumo utilizando METODOS NO INVASIVOS, esto es, sin la necesidad de realizar extracciones de sangre. Para ello nos

podemos valer de equipos que indiquen la presencia de alcohol en sangre mediante el aliento o bien la concentración del acohol o drogas mediante la orina. Son test rápidos que nos pueden dar valores cuantituativos y cualitativos primarios que nos faciliten luego la información para realizar un control con métodos invasivos (que deben ser realizados siempre en un centro de salud y con el consentimiento del marino) o bien que estos test nos permitan esclarecer la situación correspondiente.

Sobre estos programas, en base a nuestras experiencia, recomendamos que todos los buques sean sometidos al menos una vez al año a un control de consumo de alcohol y drogas a bordo, en distintos puertos y distintos horarios, con especial atención a ciertas fechas especiales en los calendarios tales como cumpleaños, feriados no laborables, etc.

Podemos contar experiencias de empresas navieras con las que hemos desarrollado controles aleatorios a sus buques y tripulantes donde hemos reducido a un resultado de 0

control positivo lo cual habla a las claras que cuando hay un trabajo constante y permanente los resultados se logran.

Cláusula de Alcohol y Drogas en los contratos

Si el consumo y trabajo bajo los efectos del alcohol y drogas en los buques es parte de una política de la empresa, que responde a razones jurídicas y de seguridad, ello debe ser contemplado en los contratos de trabajo de la gente de mar como una cláusula específica sobnre las responsabilidades y obligaciones de ambas partes

Programa de Rehabilitación

Sobre este aspecto hay varias posiciones, nosotros, desde lo humano nos acercamos a la política de que quien consume alcohol o drogas a sabiendas que esta prohibido, a sabiendas que hay una polícita de la empresa y que hay un contrato, que se realizó un programa de prevención y educación y que se realizarán controles a bordo y aún así lo hace es porque está con un problema, el cual solo no puede enfrentarlo.

Nuestra posición al respecto es que la empresa podría incluir un programa de cooperación con sus tripulantes o sus empleados para que puedan enfrentar la rehabilitación el cual podría referir a que de detectarse un caso positivo se realice una reducción en el salario para destinar el descuento a un tratamiento de rehabilitación mientras el mismo dura, para casos primarios. En caso de reincidentes esto no aplicaría.

Sabemos de otras empresas que no despiden a dichos trabajadores y los envían a seguro de paro bajo condición de que inicien el tratamiento de rehabilitación, sabiendo que el despido por consumo de alcohol y drogas es una causal grave de despido.

Son decisiones de política empresarial y en base al marco jurídico existente en cada país.

CONCLUSIONES FINALES

Como reflexiones finales queremos decir que el consumo de alcohol y drogas, o el trabajo a bordo bajo los efectos de ellas es una realidad que debemos asumir como tal aún cuando no hayamos constatado fehacientemente la misma. Es una realidad social y nuestros tripulantes en nuestros buques siguen siendo parte de la sociedad que nosotros mismos integramos.

Este es un tema de interés internacional donde desde los organismos especializados más importantes como de organizaciones civiles y empresariales se viene abordando y que nuestas empresas no pueden estar ajenas a ello.

A su vez podemos decir que tenemos herramientas para poder abordarlo, de forma gradual, eficiente y eficaz.

Nuestras sugerencias son basadas en la experiencia mediante la implementación de los distintos programas en diversas empresas y en especial en base a las mejores prácticas internacionales que desde la Organización Marítima Internacional como de Asocaciones, organizaciones y organismos privados de armadores a nivel internacional.

Quienes estamos en tierra debemos recordar que es nuestra responsabilidad adoptar las medidas de gestión de la seguridad para que le personal embarcado pueda implementarlas efectivamente, y el trabajar sobre esta temática es responsabilidad de todos, porque cuando los accidentes ocurren y llevan aparejado vidas humanas despues, ya es demasiado tarde y esas no se recuperan.

 

Opinión del Lic. Carlos de Arrascaeta

Licenciado en Sistemas Navales. Capitán Retirado de la Prefectura Nacional Naval. Especializado en Derecho Marítimo Internacional. Experto en Seguridad Marítima y Portuaria. Asesor en Protección Marítima. Asesor en Seguridad Coporativa. Docente. Consultor Privado. Titular de Barlovento Servicios Profesionales empresa de servicios profesionales a empresas navieras y portuarias

1 Comentario

  1. FUERZA DE VOLUNTAD Y CONCIENCIA DE IDONEIDAD PRFESIONAL ME FUE INCULCADO EN MI ETAPA DE FORMACION PRIMARIA. ES UNA CONSTANCIA DE TRABAJO DIARIO A TRAVES DE MIS 25 AÑOS DE EXPERIENCIA MARINERA A BORDO DE EMBARCACIONES ESPECIALES DE ALTA MAR.
    HOY EN DIA LAS EMPRESAS GRATIFICAN MONETARIAMENTE EL TRABAJO SEGURO EN EQUIPO A BORDO DE EMBARCACIONES CON BUENOS RESULTADOS.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here