Inicio Empresas Nueva Palmira embarca el 70% de los granos que bajan de Paraguay y...

Nueva Palmira embarca el 70% de los granos que bajan de Paraguay y Bolivia, en el Gran Rosario procesan el 30%

2459
0
Compartir

El transporte de cargas desde la región norte de la estratégica hidrovía, que conforman los ríos Paraguay y Paraná, tuvo un fuerte crecimiento en los últimos seis años. En el 2010 se transportaron en barcazas 15,3 millones de toneladas y en el 2015 -último dato oficial disponible- unas 21,5 millones de toneladas, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario que analizó el flujo de cargas que bajó desde las provincias y países que están al norte de la ciudad de Santa Fe.

Es un 40% más en volumen y un 30% más en el número de viajes, que pasaron de unos 10.000 por año a más de 13.000. Casi el 60% de las toneladas transportadas en barcazas es soja, derivados y otros granos que provienen, sobre todo, de Paraguay y Bolivia, donde hace varios años que se viene intensificando la agricultura.

“Este crecimiento se sustenta, principalmente, en el aumento en el transporte fluvial de soja y derivados más otros granos que aportaron casi 4 millones de toneladas adicionales. Este rubro pasó de casi 8 millones de toneladas en el 2010 a cerca de 12 millones de toneladas en el 2015”, precisa Julio Calzada, jefe de los economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en una entrevista con el  medio periodístico Argentino Clarín.

Un dato que marca la relevancia del crecimiento del agro en el norte de la hidrovía es que en otras cargas, por ejemplo el transporte de mineral de hierro, no se registran variaciones tan significativas en estos 6 años (3,8 millones de toneladas en 2010 y 4,2 millones en 2015).

La soja que viene desde Paraguay y Bolivia es importante para levantar el nivel de proteína, que en la Argentina es bajo, cuando se procesa la oleaginosa en las plantas del Gran Rosario para obtener harina y aceite”, explica Calzada.

Hay otro punto relevante. Los complejos aceiteros, que se concentran cerca de Rosario, cuentan con capacidad instalada para procesar 202.000 toneladas de “poroto” por día.

Crecen 40% las cargas que bajan del norte de la hidrovía

Julio Calzada es el director del área de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

En un año -tomando 330 días hábiles- podrían “moler” algo más de 66 millones de toneladas. Como la cosecha argentina viene oscilando entre las 55 y las 60 millones de toneladas, todavía hay margen para procesar los “porotos” que bajan por la hidrovía.

Pero las terminales del Gran Rosario tienen un competidor importante: el puerto uruguayo de Nueva Palmira, en donde se embarca el 70% de los granos que bajan de Santa Fe hacia el norte (sobre todo los que vienen de Paraguay y Bolivia). Los puertos del Gran Rosario procesan y embarcan 3,5 millones de toneladas (30%).

De las 11,9 millones de toneladas de granos que se transporta por esta región de la hidrovía, algo más del 60% es soja y derivados(7,5 millones de toneladas), el 22% es maíz (2,7 millones de toneladas) y el 7,5% es trigo (908.561 toneladas).

La soja que se cosecha en Paraguay es importante para levantar el nivel de proteína de “los porotos” argentinos en las plantas de molienda.

El crecimiento del nodo portuario cercano a Asunción en Paraguay es significativo. En primer lugar porque triplicó la capacidad de molienda de la oleaginosa en 13 años -ya supera las 6 millones de toneladas anuales- y sobre todo porque de estas terminales sale el 60% de la soja, el 63% del trigo y el 95% del maíz que llega desde la región norte de la hidrovía.

La cantidad de granos que se mueven en barcazas desde los puertos del norte argentino, como Barranqueras, Goya, Brugo y La Paz, es mucho más modesta: apenas 263.000 toneladas (el 85% es soja).

El informe del USDA empujó el precio de la soja

“Evidentemente hay mucho margen para crecer en el transporte fluvial de cargas granarias de cabotaje en la Argentina, a partir de un mejor aprovechamiento de la gran ventaja logística que supone la hidrovía”, plantea Calzada.

También advierte que para que este estratégico nodo logístico fluvial pueda seguir creciendo es necesario garantizar un calado de 10 pies desde Santa Fe hasta Corumbá en Brasil. En la actualidad hay algunos puntos críticos que no tienen ese calado y generan importantes demoras en la navegación de los “trenes de barcazas”.

El negocio de alimentar al mundo

Los datos extraoficiales de 2016 y 2017 que maneja la Bolsa rosarina indican que la participación de las terminales portuarias del sur de Santa Fe se está incrementando y también se proyecta que va a aumentar el transporte de granos que baja desde los puertos del norte argentino.

La hidrovía conforma un sistema de 7.000 kilómetros de extensión que abarca territorio argentino, brasileño, paraguayo, boliviano y uruguayo, y conecta una de las regiones agroindustriales más competitivas del mundo.

Fuente: Clarin Rural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here