Inicio Astilleros La industria naval Paraguaya necesita protección, se debe prohibir la Importación de...

La industria naval Paraguaya necesita protección, se debe prohibir la Importación de embarcaciones extrazona

3601
2
Compartir

En comunicación con Jan van Hoogstraten Director de la cámara Paraguaya de la Industria Naval CINAVAL en Paraguay Fluvial Radio, nos comentó sobre la situación de la industria Naval en el País

“Yo creo que realmente la industria Naval no está creciendo, está muy frenada, en Paraguay tenemos 13 astilleros y la mayoría están con muy pocas órdenes de construcciones como de reparaciones, aun contando con alta tecnología con la cual cuentan todos los astilleros en Paraguay que nos permiten construir incluso con los más altos estándares de calidad internacional, pero hoy cada astillero no tiene más de dos a tres obras en ejecución con lo cual no podemos decir que la Industria Naval Paraguaya esté en crecimiento”.

 

Consultado sobre el ingreso a Paraguay de nuevas empresas con embarcaciones fabricadas del exterior mencionó que es un punto muy conflictivo y que el gobierno debe definir que va a hacer, si va a proteger a su  industria Naval o va a seguir pensando que traer embarcaciones del exterior es invertir en el País.

“La posición de la Cinaval es que se debería prohibir la importación de embarcaciones extrazona como lo hacen Brasil y Argentina, ellos no permiten importar embarcaciones Extrazona, como lo prohíben, aplicando aranceles, Paraguay por el contrario, cada empresa extranjera que se instala en Paraguay traen de afuera sus propias embarcaciones cuando las podríamos construir a nivel local con la misma o mejor calidad inclusive y dar mano de obra a nuestra gente que es lo que necesitamos, nosotros necesitamos trabajo y no que venga una empresa, traigan remolcadores de afuera que adquirieron en otros países y que el gobierno considere eso es invertir en el país, que inversiones hicieron?, a quienes dieron trabajo?, solamente a los 12 tripulantes de esa embarcación”.

Continuo mencionando que desde el punto de vista del Armador preferirá siempre traer las embarcaciones de donde sea pero hay que analizar cuanto más se gana dando fuente de trabajo a la gente en Paraguay. Las embarcaciones que se construyen en Paraguay se tiene la mejor calidad ya que todas las embarcaciones son clasificadas y la mano de obra es altamente calificada por lo tanto se puede garantizar al 100% que la calidad de las obras de Paraguay son de primer nivel, en cuanto al precio, construir un remolcador en Paraguay es igual que comprar uno en Holanda, los motores y varios elementos de los remolcadores incluso construyendo en china se importan de otras partes del mundo y esa misma importación puede venir a Paraguay en lugar de ir a otros países y construir aquí.

Cie, Yeruti y La Barca, Tsuneishi, Aguape y Panchita ya hemos construido remolcadores en Paraguay y son de excelente calidad, con lo cual es comprobable que tenemos capacidad y calidad en las construcciones locales por lo tanto no hay excusas para no proteger a la industria Naval.

Finalmente expresó que lastimosamente no tenemos un interlocutor favorable para impulsar estas condiciones, al contrario, el ministerio de industria y comercio en lugar de impulsar la protección de empresas locales, da incentivo a empresas que se instalan y traen sus embarcaciones de otros países afirmó.

2 COMENTARIOS

  1. Sera que sabe de que habla?… tecnologia? que mente mas atrasada… si no hay encomienda de embarcaciones y tampoco reparaciones es porque en Paraguay los servicios dejan mucho que desear… en calidad y precio…

  2. Es cierto hasta cierto punto lo que menciona el Estimado Señor.
    Si bien es muy necesario incentivar la industria de la construcción naval; no es menos cierto que existe también un importante bloque del sector productivo nacional naval que se dedica a la reparación de éstas embarcaciones usadas que se incorporan o ya se han incorporado a la bandera.
    Los pequeños Astilleros y Varaderos que no se nombran en el artículo talvez no tengan ni el capital ni la capacidad operativa para construir Remolcadores y Barcazas, pero producen y dan trabajo a muchas personas y por medio de ell@s a sus familias.
    Por lo anterior es sumamente importante armonizar ambos ejes de la producción; la Construcción y la Reparación Naval.
    Las embarcaciones en mal estado deben ser reparadas, y así se viene haciendo de forma paulatina y a la medida que el negocio naviero lo permite. Es más, ha crecido de forma substancial la cantidad de barcazas que fueron reparadas a nuevas con impulso de los controles que ejercen los entes que lo regulan, y también gracias a la propia conciencia ya instalada y prácticamente generalizada en la gran mayoría de los Armadores de nuestro país. Esto sigue dando oxígeno al sector de reparaciones, porque además de generar fuentes de trabajos para muchos, las microempresas que se dedican a este servicio apoyan fuertemente al fisco por la cultura tributaria que se maneja entre ellos.
    Es muy importante llegar a un punto de equilibrio porque no se puede del día a la noche cambiar completamente el esquema, ya se ha intentado y el resultado fue nefasto. Gran parte de la flota nacional ha migrado en otros países, donde han encontrado ambientes más “saludable” para la inversión.
    Es realmente penoso ver Remolcadores y Barcazas que en algún momento enarbolaban el pabellón patrio, y al día de hoy están con otras banderas de la región; y realmente son muchas.
    El punto principal en la que disiento con el Respetado Señor es donde expresa que solo le dan trabajo a 12 Tripulantes. Estas empresas mueven todo un sector productivo de la industria naval, como las entradas a diques seco / flotantes y varaderos para sus mantenimientos preventivos y correctivos, y en algunos casos hasta predictivos; así también requieren el concurso de profesionales constructores e ingenieros que se dedican a la parte conceptual de las embarcaciones, realizando estudios, cálculos, planes de emergencias, relevamiento para planos, planillas de capacidades, etc.; además le da vida a un amplio sector de la ingeniería auxiliar que a nivel nacional ya se manifiesta con mucha eficiencia en los servicios de; mecánica, hidráulica, neumática, eléctrica, electrónica y otros; también le da trabajo a las empresas que se dedican al agenciamiento y a la logística de provisión, desde alimentos hasta equipos y repuestos.
    No se puede radicalizar las apreciaciones, ya que a un nivel estratégico se visualiza la necesidad de armonizar los intereses de ambos sectores de la industria naval, evidentemente polarizado. Es un desafío grande para aquellos que tienen la responsabilidad de regular y generar políticas para el buen funcionamiento del sector, ya que no se puede dejar de incentivar la Construcción Nacional, ni tampoco se puede dejar de exigir las reparaciones y el acondicionamiento de los buques ya existentes en la bandera y los que desean enarbolarla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here