Inicio Navieras Filial de Maersk Line en Argentina es intervenida judicialmente

Filial de Maersk Line en Argentina es intervenida judicialmente

293
0
Compartir

Maersk, la multinacional danesa del transporte marítimo ha visto como una de sus empresas subsidiarias en Argentina ha sido intervenida a raíz de una denuncia penal interpuesta por uno de sus socios comerciales en el país.

Meridian Maritime S.A. ha decidido demandar por Administración desleal a Marc Niederer y Kees van Den Borne, CEO Regional y Gerente General local respectivamente de Sviter, empresa subsidiaria del holding danés Maersk, asociada a su vez a la firma demandante. Igualmente han sido incluidos en la denuncia el abogado del grupo en Argentina y dos de los directivos de la sociedad.

Con todo, a finales del mes de marzo, el juez Javier Cosentino, titular del Juzgado Comercial nº 8 decidió la intervención judicial de la sociedad.

Para entender el origen de los problemas, hay que remontarse a 2016, momento en el cual Meridian Maritime llega a un acuerdo con Sviter para establecer una alianza estratégica que tuviera como base la constitución de Madero Amarres S.A., cuyo capital social se repartía al 80% para la filial de la danesa, y el 20% para el socio local.

El objeto social de la nueva compañía era la explotación de la actividad de remolque portuario, para lo que Sviter aportaría capital y experiencia internacional en el negocio del transporte marítimo, mientras que Meridian Maritime aportaría su conocimiento y contactos en el mercado local.

Sin embargo, una vez que la empresa empezó a asentarse en el mercado, dieron comienzo las maniobras de Sviter para diluir al socio minoritario y hacerse con el control total de la empresa.

El denunciante aduce descapitalización de la empresa a través de gastos injustificables y contratos internacionales con otras filiales del grupo Maersk, entre las que están Wijsmuller o Sviter Caribbean Ltd. Igualmente alegan la elaboración de estados contables falsos que fueron presentados y aprobados por mayoría en su momento por el Directorio de la compañía.

A la vista de lo acontecido, el juez sobre el que recae el caso ha decido suspender lo aprobado en dicho Directorio el pasado 6 de marzo, justificando la falta de información que tuvieron los accionistas en su momento y que impidieron realizar las votaciones de una manera justa y transparente.

Precisamente con el fin de poder evaluar la situación real de Madero Amarres, S.A., el juez Cosentino ha procedido a ordenar la intervención judicial de la empresa por parte de un auditor independiente por un periodo de 90 días. Dicho periodo será prorrogable en el caso de que a su término el juez lo considere insuficiente para la ejecución de los trabajos objetos de dicha intervención.

Lo acontecido en Argentina es un escenario de operaciones bastante común por parte de la Maersk. En otros países, ha tratado de hacerse con el control de los negocios de transportes marítimos y fluviales locales, mediante licitaciones, y siempre con la ayuda de socios locales. Una vez consolidados los negocios, tratan de expulsar al ente local del consorcio para quedarse con el 100% del negocio.

Ya en 2017 la operadora marítima internacional tuvo problemas judiciales en Argentina cuando un juez federal decidió restringir las operaciones de algunos remolcadores contratados por el Gobierno que fueron denunciados al detectarse la realización de tareas no autorizadas por el propio gobierno de la nación en las Islas Malvinas.

Dichas operaciones provenían de una licitación del Ministerio de Energía en 2016, que aceptó la participación en una empresa multinacional, precisamente con Sviter.

Fuente: mediterraneodigital.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here