Inicio Noticias En Argentina, el flete para transporte de producción cerealera sigue siendo un...

En Argentina, el flete para transporte de producción cerealera sigue siendo un problema

359
0
Compartir

El empresario de Pampa del Infierno, Jorge Brugnoli, analiza los resultados de la campaña de granos gruesos y destaca el gran potencial para la siembra de girasol que comenzará en poco tiempo.

Todo el volumen de soja recolectado en el Chaco se envía a Rosario, donde se encuentra el mayor complejo aceitero de Sudamérica. “Los fletes son un problema eterno. Perdemos mucha competitividad”, alertó Brugnoli. Y recordó que el 92% de la cosecha chaqueña (todos los granos) va por camión hacia su destino final, el complejo rosarino. “Vamos a romper las rutas y el costo es carísimo. Y no es que el transporte de acá gana dinero porque el gasoil, las gomas y los peajes son muy caros”, subrayó.

“No tenemos un sistema de transporte. Venimos diciendo desde hace años que el ferrocarril debería ser el puntal y también Barranqueras, sobre todo”, resaltó el empresario.

Así se refirió al estudio realizado por la Bolsa de Comercio sobre los beneficios económicos de profundizar el calado desde Timbúes al Océano, llevándolo a 38 pies. “Tienen el canal Mitre, que quieren llevar a 38 o 40 pies para salir con los buques Panamax completos, que cargan de 50.000 a 60.000 toneladas; y no recargar en otros puertos, que es lo que genera más costos”, comentó al destacar la iniciativa.

Como contraste marcó la realidad local. “Tenemos una sola empresa, UABL, que tiene el monopolio de barcazas y el exportador no quiere tener riesgos con otras empresas. Todavía estamos caros. Deberíamos bajar el costo de Barranqueras”, trazó Brugnoli, pero dejó claro que “el gobernador Peppo está haciendo un trabajo enorme y varios estamos ayudando para consolidar un sistema perdurable en el tiempo”. En tanto recordó que el objetivo es “sacar un millón de toneladas de granos por Barranqueras”.

Etanol en espera

“Los proyectos están presentados pero se sabe que esto lleva tiempo”, dijo Brugnoli al referirse a la planta para producción de bioetanol en la provincia que él mismo impulsa. Según lo anunciado, consumirá entre 80 mil y 100 mil toneladas de maíz, y costará 25 millones de dólares. Que se concrete está directamente relacionado con la autorización de un cupo de producción que debe dar la Nación a la empresa productora.

“Cambiará el paradigma del Chaco y de la región. Hay que cambiar la cabeza para pasar de ser productor a industrial. Eso llevará tiempo, hay que trabajar y concientizarse. La idea del gobierno provincial y del nacional es trabajar juntos, más allá de cualquier partido político”, sostuvo. En ese orden analizó: “Hay algunos políticos que está alejados y que hablan un lenguaje distinto a nosotros. Charlábamos con el ministro de Industria (Gustavo Ferrer) y nos decía que a veces se sentía solo. Seguramente el desarrollo se generará en el interior y desde el interior, pero pareciera para algunos que somos de segunda categoría, cuando en realidad somos los generadores de la riqueza”.

El algodón Por último el empresario abordó el tema algodonero. “Vamos ganando en producción pero perdemos valor agregado. Ahí hay que trabajar duro”, describió Brugnoli al analizar los inconvenientes que atraviesa la producción a partir del monopolio de la semilla transgénica y la investigación del INTA, que suma años pero pocos logros trasladados al mercado.

En otro orden, Brugnoli repasó los números de la campaña de granos gruesos en el Chaco. Según estimó se sembraron unas 650.000 hectáreas de soja, una superficie bastante inferior a las casi 800 mil hectáreas de otras campañas. Aún así, la oleaginosa sigue siendo el principal cultivo de la provincia y el que más ingresos genera. En la actual campaña la soja rindió entre 20 y 21 quintales en promedio por hectárea. Por lo tanto, según reveló el empresario, la provincia llegaría a 1,2 o 1,3 millones de toneladas de producción. “Puede haber más, pero nunca se termina de saber porque el productor se resguarda en valor soja y eso queda en bolsas”, indicó. Explicó así que guardar soja es un resguardo para el productor, ya que el producto “vale en dólares” y pueden aprovecharse de esa forma “las oportunidades y algún envión que viene desde Chicago o de Rosario” para vender.

 

En cuanto a cotizaciones en la plaza local, Brugnoli recordó que 4.100 pesos marcó la tonelada de soja en Rosario, en la última cotización de la semana pasada, bastante lejos de los 4.500 que cotizó días antes.

“La cosecha de soja terminó porque en junio el tiempo acompañó. Ahora está empezando la recolección de maíz y de sorgo”, comentó. Como contraste de la buena performance chaqueña, señaló las mermas en la producción que tendrán las provincias de Santa Fe y Córdoba, con “soja muy dañada” que se cosechará pero que “económicamente es un producto que no sirve”.

Fuente: Diarionorte.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here