Inicio Astilleros En Argentina celebraron el día de la Industria Naval destacando la necesidad...

En Argentina celebraron el día de la Industria Naval destacando la necesidad de incentivos financieros para fortalecer el sector

184
0
Compartir
Imagen de el cuco digital

La Asociación Bonaerense de la Industria Naval (Abin) y la Federación de la Industria Naval Argentina compartieron el acto a bordo de la Fragata Sarmiento.

Después de muchos años, la celebración del Día de la Industria Naval encontró a sus principales actores unidos. El actor tuvo lugar ayer a bordo de la Fragata Sarmiento, con Puerto Madero como telón de fondo.

 
Participaron el vicepresidente de la Abin, Miguel Ángel Sánchez; el presidente de la Fina, Enrique Godoy; Florencia Garrido, en representación de la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata; Sandra Cipolla, presidenta de SPI Astilleros; y Domingo Contessi, entre otros.

Por parte del Gobierno asistieron el secretario de Industria, Fernando Grasso; el subsecretario de Pesca, Juan Bosch; el subsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca bonaerense, Miguel Tezanos Pinto; y el presidente del Consorcio Portuario, Martín Merlin, junto a autoridades gremiales, de la Armada y Prefectura.

“Si hay diálogo y buenas intenciones, podemos hacer mucho juntos”, definió Sánchez ante la consulta de Pescare.com.ar. En la misma línea se manifestó Contessi: “Fue un acto con una concurrencia muy importante que ratifica la importancia del sector”, dijo.

Durante el encuentro, desde las cámaras empresarias se encargaron de subrayar las herramientas de estímulo a la producción obtenidas en el último tiempo; pero también marcaron las necesidades insatisfechas.

Esta celebración es la primera desde que se votaron las leyes de Industria Naval y de Marina Mercante y esto no es menor. Seguro que a todos nos ha quedado la idea que se podía más, pero es lo que logramos; ahora debemos aceptar esta realidad y aprovechar las herramientas obtenidas”, expuso Godoy.

Al mismo tiempo, el empresario destacó la aplicación de la ley Compre Argentino, que coloca al país en sintonía con otros que buscan la defensa de sus mercados, claro que en el medio todavía pesa la ausencia de herramientas crediticias para la construcción de barcos.  

El aspecto financiero es sustancial para nuestra actividad. La modificación del lugar de privilegio para el cobro del financista de la construcción de un buque en la Hipoteca Naval es un avance importante, que complementado con normativas ad hoc  -como las que ya se están trabajando con el sector pesquero-  para cada una de las actividades demandantes de buques pueden lograr que las diferentes entidades y herramientas del sistema financiero se interesen por el hoy desatendido sector naval”, proyectó.

Por su parte, Sánchez recordó nuestro país es uno de los pocos en el mundo que teniendo una industria naval instalada sigue permitiendo la importación de barcos usados: desde buques pesqueros hasta mercantes o remolcadores.

“Renovar o construir un barco o una flota requiere de una industria naval activa. Nada de esto es realmente posible sin la existencia de un plan que esté previa y debidamente consensuado entre los principales actores”, expuso en ese sentido.

El dirigente entiende que ese proyecto debe apuntar a la reducción de los impuestos distorsivos, a terminar con la informalidad, a ganar equidad tributaria, a simplificar los trámites y a sustentar una educación de calidad.

“Desde 1980 entonces hasta la actualidad se perdió el 90 por ciento de la actividad, y pasamos de vender por 400 millones de dólares a menos de 38 millones. Es más, o es peor aún: nuestro sector pasó de representar un 0,26 por ciento del PBI al 0,007 por ciento actual. Sin embargo, con políticas de estado correctas la industria naval nacional tiene un potencial formidable”, resaltó.

Según Sánchez, hay estudios que indican que podríamos volver a tener 60 mil puestos de empleo directo e indirecto en toda la cadena industrial naval y superar los 600 millones de dólares en ventas anuales.

Paralelamente a la celebración por el día de la Industria Naval , trabajadores Navales no festejaron el día de la Industria Naval en argentina que fue recordado el l pasado 12 de Septiembre.

En lugar de “festejar” realizaron una protesta en el centro de Buenos Aires contra los recortes en esa empresa del Estado y la política económica del Gobierno, principalmente trabajadores del Astillero Río Santiago.

Los trabajadores realizaron corte de calle a la altura del Obelisco, en el marco del paro nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado.

Según indicaron, la protesta fue “contra el ajuste y los despidos del Gobierno y el FMI, en defensa del Astillero Río Santiago y por el reclamo de aumento de presupuesto y apoyo a la lucha educativa que recorre el país y mantiene varias facultades tomadas”.

De la protesta participaron también docentes, empleados estatales y estudiantes de las distintas facultades de la UBA, según se informó, y en diversos puntos del país se realizaron cortes, ollas populares y actos.

Por que se festeja cada 12 de Septiembre el día de la Industria Naval Argentina?

Según un informe de Nuestro Mar, en 1961 se firmó un decreto de desarrollo de la empresa ELMA que preveía la construcción de buques en el país para reforzar su flota.

Corría el año 1961 y Arturo Frondizi presidía la Argentina. El impulso desarrollista había logrado delinear los esfuerzos que debían llevar al país a un sitial destacado entre los productores industrializados del mundo. La industria naval, industria de industrias, debía crecer en armonía con la producción del hierro y acero nacionales. El comercio marítimo debía estar atendido por el Estado Nacional.

Los barcos de bandera argentina argentina transportaban casi 8 millones de toneladas en sus bodegas. La flota de buques tanque de segunda mano se incrementaba sin cesar, incorporando unidades a la bandera. El transporte de cabotaje de hidrocarburos coincidía con el plan desarrollista del petróleo argentino.

La Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA) presidida por el Contraalmirante Horacio Esteverena, que había recibido su primer barco nuevo ese año, el “Lago Nahuel Huapi” encargado a un astillero de la ex Yugoslavia,  y ordenaba la construcción de un nuevo barco de pasajeros a España, el “33 Orientales”.

El 12 de septiembre de 1961, el Contraalmirante Esteverena, acompañado por un Directorio integrado por navieros notables de la época,  logró la firma por parte del Poder Ejecutivo Nacional de un decreto en el cual se establecía un nuevo plan de renovación y expansión de la empresa estatal.

El llamado Plan Esteverena consistía en dos etapas. En la primera, se encargarían buques en el exterior y en la segunda se encargarían buques exclusivamente a astilleros nacionales. Este plan sentaba las bases políticas de largo plazo para el desarrollo de la Industria Naval de nuestro país.

El contrato inicial de construcciones nacionales de ELMA fue firmado con Astilleros y Fábricas Navales del Estado (AFNE, ahora Astillero Río Santiago) y el primer y único buque que surgió de este plan fue el “Almirante Stewart”. Esteverena falleció al día siguiente de firmar el contrato en un accidente de aviación en Brasil.

El gran impulso a la industria naval nacional que dio este plan de desarrollo fue tomado como paradigma y es así que el 12 de septiembre se lo recuerda como el Día de la Industria Naval.

Fuente: Pescare / Bae Negocios / Nuestro Mar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here