Inicio Navieras El circulo vicioso de la informalidad y el mercado negro del combustible

El circulo vicioso de la informalidad y el mercado negro del combustible

1413
0
Compartir
Allanamiento de embarcaciones dedicadas al ordeñe de combustible

En esta primera entrega de un material especial realizamos un analisis de las informalidades que vivimos cotidianamente dentro de la actividad fluvial.

Es sabida la importancia que tiene para la economía de país el desarrollo de la Marina Mercante Nacional. Esto es un tema altamente debatido en todos los foros y estamentos. Pero ¿cuál es el verdadero problema para que en realidad se sienta su peso específico y su real dimensión?

La Marina Mercante Nacional no solamente está conformada por los navíos, sus tripulantes y las instituciones. Este sector involucra una serie de servicios profesionales auxiliares, de logística, y de gestión que se encuentra regulada a nivel mundial. Lo malo es que el exceso de burocracia para el desarrollo de la actividad, abre las puertas a la “informalidad” para no darle otra denominación, al menos en nuestro país.

Pero esta insensatez en el proceso no se centra solamente en los actores principales, sino que se ha convertido prácticamente en el lenguaje pacificador entre todos los sectores que desde luego no involucra al 100 %, pero generalmente hasta los actores más rectos se deben someter a ciertas prácticas para no verse perjudicado en sus actividades particulares o empresariales y pagar el precio de la paz con las autoridades que deberían velar por el control y la seguridad en la navegación.

 

El concepto básico de la eficiencia en una cadena logística es el tiempo, pero en toda la cadena del proceso existe un abanico de obstáculos que muchas veces se deben sortear y “lubricar” el motor de las instituciones para que se cumplan los procesos, al menos dentro de los tiempos,  que por cierto son muy retrógrados y hasta obsoletos en una época en la que diariamente se desarrollan nuevas herramientas informáticas y soluciones tecnológicas.

Pero, aun así, las entregas de despachos se siguen realizando de forma personal lo que a su vez, imposibilita a la Policía Fluvial realizar alguna inspección previa al zarpe conjuntamente con otras instituciones para garantizar que todas las documentaciones estén en orden al igual que los personales embarcados, el estado de las embarcaciones y el flagelo actual, disminuir las posibilidades de contaminación con estupefacientes o materiales prohibidos.

Esta serie de situaciones es una constante todo el tiempo sumado al pedido de “apoyo” que realizan en los distintos destacamentos y que hemos podido corroborar, luego de varias denuncias. Hemos notado además, que dentro de los destacamentos de Prefectura incluso, acuden y acampan los “Patrones” que se encargan de la comercialización de combustible producto del ordeñe.

Al ser esta una práctica habitual, absolutamente probable, se afirma que no estan dentro de las prioridades de la prefectura y de los distintos destacamentos el control adecuado del trafico ni del estado de las embarcaciones que navegan, siendo esto un riesgo para  las tripulaciones y las embarcaciones que operan en el río.

Esta crítica situación se agudiza en el tramo norte del río Paraguay donde prácticamente no existen controles, y navegan embarcaciones, principalmente en cabotaje nacional, sin las documentaciones en reglas, sin las tripulaciones acorde a lo que exigen las leyes, y con el aval de las autoridades que hacen la vista gorda o miran para un lado para permitir zarpar desde algún puerto a otro con barcazas que superan ampliamente la capacidad real de transporte de una embarcación irregular desde el origen.

Esto es ilegal y se convierte en una competencia desleal para las empresas que invierten mucho dinero en adecuarse a las normas, en tener a las tripulaciones al día y en adquirir combustible legal, como corresponde, para poder operar dentro del marco del orden y la legalidad.

 

El hundimiento de una embarcación en el canal de navegación constituiría una contingencia de proporciones muy perjudiciales, dado que obstaculizaría la libre navegación, con las consecuencias propias de una actividad tan dinámica como lo es el tráfico fluvial de cargas.

Y esto es absolutamente posible sin el control adecuado de las autoridades que deberían estar en el rio controlando y no precisamente en un escritorio recaudando.

 

Esta generalizada crisis en materia de controles que permite que la informalidad, el contrabando, el ordeñe de combustible, el robo de mercadería desde las barcazas, les convierte en algunos casos en cómplices de esta práctica, ya que en la mayoría de los casos, los hechos ilícitos que ocurren en el rio es a sabiendas de las autoridades.

 

Es notoria la rentabilidad del mercado negro del abastecimiento de combustible cuya flota va evolucionando y creciendo en proporciones y en volumen. Por tal motivo, es muy  necesario que las autoridades cumplan con sus funciones y exijan lo que corresponde a todas las empresas en igualdad de condiciones, y brinden garantías para operar en el país, dentro de esta actividad que mueve el 90% de las importaciones y exportaciones de Paraguay y que ofrece alrededor de 5.000 puestos de trabajos en forma directa según datos del CAFyM y alrededor de 20.000 en forma general en toda la cadena.

 

Algunas de las preguntas que nos hacemos en torno al festival de informalidades que vivimos son:

  • Porque solo a algunas embarcaciones se les exige el cumplimiento de todas las normativas?
  • Por que se comercializa el combustible del ordeñe incluso dentro de los propios destacamentos de PGN?
  • Como es que ingresan productos de contrabando en las narices de las autoridades?
  • Por que operan libremente tantas embarcaciones de forma irregular en el cabotaje nacional?

Las respuestas son obvias, pero las preguntas muy necesarias de expresar.

Dentro del trabajo desarrollado para el presente artículo, hemos podido corroborar y acceder a ciertas documentaciones de algunas embarcaciones que operan en total ilegalidad, los libros donde deben estar asentados todas las horas trabajadas de las maquinas principales y auxiliares, los embarques y desembarques de combustible para consumo y otras actividades especificadas realizadas con el Hidrocarburo. Así también, los embarques de combustible para consumo en dichas embarcaciones deben ser solicitados por escrito por la agencia marítima a la autoridad reguladora y este debe autorizar también por escrito.

Así también esta normado que los Libros de Registros deben ser sometidos a verificación y rubricación del ente regulador después de cada singladura. Paralelamente cada embarcación esta exigido a contar con un libro de navegación en donde debe constar por horario las actividades realizadas por el navío. En apretadas síntesis si las mismas agencias envían sus libros de registros para su rubricación, el ente regulador lo verifica y lo rubrica, además de que esta entidad ya sabe de ante mano la navegación que va a realizar con la emisión de rol, no se puede explicar cómo no se puede detectar la incorporación en este “complejo sistema logístico” el embarque de combustible sin registrar, ya que si en sus anotaciones no figura embarques legales y justificados evidentemente de algún lado sale para poder mover los motores; a no ser que no nos hayamos enterado aún de que gran parte de la flota nacional se mueve con algún fluido tempranamente inventado con el devenir de la cuarta generación industrial.

Pero ahí no termina la historia. El nulo control da oportunidad a la adquisición ilegal de combustible a un precio por supuesto del mercado “desregulado”, esto a su vez da pie a una competencia sumamente desleal ya que los servicios ofrecen a menor precio, evitando paralelamente tributar tanto por la “compra” como por el servicio realizado. También está de por medio la posibilidad de que se realice a sabiendas de los mismos servidores públicos que deben garantizar que estos hechos no sucedan.

Otra práctica relativamente común es donde algunas embarcaciones que realizan In/Out de Barcazas Tanques en puertos petroleros se quedan con partes de la carga, y llamativamente con una planilla de vacio certificado por la terminal o por una empresa certificadora, sin embargo se puede observar la cantidad de remanentes que desembarcan de dichas unidades y son comercializados en el mercado negro.

El control debe partir desde la emisión del rol que de hecho todos esperamos que se actualicen los procesos y sean de forma electrónica y así evitar los costosos retrasos que dependiendo del bolsillo del solicitante se mueve a un ritmo más adecuado para la obtención de los documentos exigidos, o, simplemente quedan a la espera de disposición de firmas que no en todos los casos están disponibles.

Esto exige de parte del ente regulador, voluntad, trabajo en equipo y por sobre todo identificación plena con sus funciones.

El sistema de regulación es perfecto, las instancias de control solamente deben cumplir sus funciones para que la formalización integral llegue hasta la Marina Mercante Nacional, por lo menos en esta área específica.

Las obligaciones mencionadas no son solo para las embarcaciones que arriban o recalan en el puerto de la capital, sino para todas las que navegan por nuestros ríos, ya sea en aguas jurisdiccionales o aguas compartidas, y los controles se deben efectuar en los estamentos subsidiarios locales.

En futuras publicaciones desarrollaremos mas este complejo tema al igual que otras que tienen que ver con el control técnico del estado de las embarcaciones de cabotaje nacional e internacional, las actividades desreguladas en el rio, las burocracias institucionales, las exigencias sin sentidos, la titulación de tripulantes, el descontrol de la seguridad en los amarraderos, el serenaje que es exigencia solo para algunos mientras otros disfrutan de grandes privilegios, la custodia de convoyes, el abanderamiento, la matriculación, la certificación, las inspecciones, la idoneidad, las funciones específicas de las instituciones, la consecuencia de regulaciones desmedidas, y otros temas de interés sectorial de interés sectorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here