Inicio Empresas EEUU pretende aplicar aranceles a las importaciones de acero y aluminio, que...

EEUU pretende aplicar aranceles a las importaciones de acero y aluminio, que podría afectar a la industria y a la economía mundial

757
0
Compartir

A través de su oficina de Comercio, Pekín aseguró que “adoptará las medidas necesarias para defender sus legítimos intereses”

China responderá con las “medidas necesarias” para defender sus intereses si Estados Unidos adopta sanciones comerciales contra las exportaciones chinas de acero y aluminio, afirmó un responsable del ministerio chino de Comercio.

“Si la decisión final de Estados Unidos afecta los intereses chinos, China adoptará las medidas necesarias para defender sus legítimos intereses”, declaró Wang Hejun, director de la oficina de investigación y ayudas comerciales del ministerio de Comercio.

En la víspera, el ministerio estadounidense de Comercio presentó tres medidas posibles sobre aranceles o cuotas a las importaciones estadounidenses de aluminio y acero.

Estados Unidos busca protegerse de la industria del acero china
El objetivo es aumentar la producción estadounidense al 80% de su capacidad en ambas industrias.

Las plantas siderúrgicas de Estados Unidos están funcionando al 73% de su capacidad y las plantas de aluminio al 48%.

La última palabra la tiene el presidente estadounidense Donald Trump, quién debe tomar decisiones sobre el acero antes del 11 de abril y sobre el aluminio antes del 19 del mismo mes.

Las medidas conciernen a todos los países exportadores de aluminio y acero, pero apuntan en particular a China.

El ministerio de Comercio de China publicó el sábado, en medio de las vacaciones del Nuevo Año Lunar, un largo comunicado para refutar los argumentos estadounidenses, en particular el de la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Las conclusiones de las investigaciones no tienen fundamento y no corresponden a la realidad”, afirmó el comunicado chino.

Hoy 20 de Febrero , Trump afirmó que la industria siderúrgica y de aluminio de Estados Unidos había sido “diezmada” por las importaciones chinas, lo que planteaba un problema de seguridad nacional ya que el acero es crucial para la industria de defensa.

La mayor parte “del acero y el aluminio que importa Estados Unidos son productos de gama baja e intermedia”, afirmó el sábado Wang Hejun.

China produce alrededor de la mitad del acero mundial, pero aporta menos del 2% del acero importado por Estados Unidos.

Estados Unidos y la Unión Europea denuncian los subsidios públicos que reciben los siderurgistas chinos.

China ha amenazado con tomar represalias después de que la Administración Trump haya recibido autorización para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio alegando motivos de seguridad nacional.

La decisión se suma a la última escalada de tensiones comerciales entre las dos principales economías del mundo.

El pasado viernes, Wilbur Ross, secretario de Comercio de EEUU sugirió la posibilidad de introducir un arancel global de, como mínimo, el 24% a las importaciones de acero y del 7,7% a las de aluminio, después de que numerosos estudios comerciales sobre ambos metales determinaran que “el aumento de las importaciones de los últimos años supone una amenaza a la seguridad nacional”.

Imprudencia
Wang Hejun, miembro del ministerio de Comercio de China, considera una imprudencia imponer aranceles alegando esos motivos. “El margen de seguridad nacional es muy amplio y, se puede abusar del concepto si no hay una definición clara”, explicó.

“Si la decisión final de EEUU amenaza a los intereses nacionales tomaremos las medidas oportunas para proteger nuestros derechos legítimos”, añadió Hejun.

Los analistas consideran que Pekín quiere evitar una escalada de tensiones por temor a que su economía, que tiene una fuerte dependencia de las exportaciones, se vea afectada. El gigante asiático podría centrar sus represalias en sectores concretos, como los productos agrícolas y más en concreto la soja, de la que EEUU es el principal importador.

“De momento, China está endureciendo su retórica. Es probable que, de tomar represalias, se tomen con el sector agrícola, dado que la inflación de los alimentos en China es bastante baja”, opina Bo Zhuang, economista de la consultora Trusted Sources.

Después de meses de debate, los asesores de Comercio de Trump partidarios de una línea más dura quieren tomar medidas contra China.

Una opción presentada por el Departamento de Comercio el viernes pasado fueron los aranceles al acero y al aluminio a China y otros países como Brasil y Vietnam. Una tercera alternativa sería la imposición de cuotas para reducir las importaciones de metales a unos niveles muy inferiores a los de 2017.

Estas propuestas ponen de manifiesto el deseo de Trump de golpear a China, a la que la industria acerera de EEUU responsabiliza del colapso en los precios del metal en los últimos años.

De materializarse, supondrían daños colaterales para los aliados de EUUU y represalias para el país.

Las autoridades de Bruselas ya han empezado a elaborar posibles medidas contra productos emblemáticos de EEUU como el whisky bourbon de Kentucky y los lácteos de Wisconsin si Trump opta por imponer un sistema arancelario global.

El presidente tiene hasta abril para decidir si adoptará algunas de las recomendaciones de su equipo, según ha anunciado Ross. Durante una reunión con congresistas la semana pasada, Trump se mostró convencido de que la imposición de aranceles crearía muchos puestos de trabajo y rechazó las advertencias en las que se asegura que en el pasado este tipo de medidas han causado más perjuicios que beneficios, ya que suponen un aumento de los costes para las compañías.

Con información de AFP Y AP Infobae y Expansión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here