Inicio Astilleros Congreso Argentino rechaza decreto presidencial de incentivo a la industria naval

Congreso Argentino rechaza decreto presidencial de incentivo a la industria naval

826
0
Compartir

En la tarde de ayer, la bicameral de trámite legislativo trató 8 decretos de necesidad y urgencia (DNU) y el senador radical Luis Naidenoff, su presidente, los mandó a la firma pese a que varios fueron denostados por todos los opositores.

La maniobra de Emilio Monzó antes de año nuevo le garantiza a Cambiemos mayoría propia para tener siempre dictámenes. Y la convivencia con el peronismo dialoguista, al menos por ahora, le permite no ser testigo de un decreto anulado en los recintos, un hecho inédito en la democracia.

El kirchnerismo y el PJ se opusieron al DNU que eliminó un incentivo a la industria naval y al que autorizó deuda externa para gastos corrientes. Cosechó críticas la eliminación de impuestos a la importación de electrodomésticos.

El primer DNU desaprobado por toda la oposición fue el 1076, un veto parcial a la ley de promoción de industria naval, que eliminó un fondo de incentivo de 1500 millones de pesos y enfureció a los gremios del sector.

“Sin este fondo la ley no tiene sentido. El propio Macri dice que la industria naval es un desafío, pero después pide presupuestos en el exterior”, se quejó el senador chubutense Alfredo Luenzo, que no es miembro de la bicameral pero asistió a la reunión realizada en una pequeña sala del cuarto piso del edificio anexo del Senado. El palacio estaba ocupado por los reyes de Noruega.

El pampeano Daniel Lovera, del interbloque Argentina Federal (leal a los gobernadores) avaló a Luenzo y recordó que cuando debatieron la ley habaron del fondo vetado por Macri. “Yo no sé qué acordaron, pero la ley de administración financiera impide crear una gasto sin detallar cómo surge”, interrumpió el macrista Pablo Tonelli.

El diputado entrerriano Juan José Bahillo, también de Argentina Federal, pidió discutir un posible origen de esos fondos, pero Naidenoff le recordó que la bicameral sólo puede avalar o rechazar decretos y pasó el dictamen a la firma. No tenía mayores riesgos.

Algo similar pasó con el 979/17, un decreto delegado que reduce el impuesto para los productos electrónicos del 38,53 al 10,5 por ciento y lo elimina para esos bienes fabricados en Tierra del Fuego.

El kirchnerismo, que está representado por los camporistas Anabel Fernández Sagasti (senadora), Marcos Cleri y Máximo Kirchner (diputados), se opuso y alertó por una desocupación en la provincia más austral ante una ola importadora.

Frente a frente, el hijo de la ex presidente tuvo su primer cruce del año con el revulsivo Fernando Iglesias, quien celebró este DNU “porque termina con un privilegio a unos empresarios por unos pocos puestos de trabajo. Es más barato tener esta gente en la casa y pagarle el doble”.

“El capital se traslada más fácil que la gente, pero desde la Capital Federal no se entiende bien. Sin duda que la promoción industrial pudo ser mejor. Hagan algo mejor entonces”, lo desafió Máximo.

Iglesias tuvo que aclarar que había cuestionado a los empresarios fueguinos y no a los trabajadores. “Lástima que no está el diputado Kirchner. Debería explicar porque su provincia está fundida”, se lamentó. El hijo de Cristina ya se había ido.

Los senadores y diputados de Argentina Federal anunciaron que se abstendrían y por lo tanto el DNU sigue sin una mayoría parlamentaria que le garantice vida eterna.

Fuente: Lapoliticaonline.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here