Inicio Noticias Barranqueras es el puerto que más barcazas de granos carga en Argentina

Barranqueras es el puerto que más barcazas de granos carga en Argentina

1051
0
Compartir

El Centro de Acopio y Embarque Barranqueras (CAEB), nombre que se le dio al complejo donde supo operar la Junta Nacional de Granos, se encamina a lograr en esta campaña agrícola números tan buenos como en la 2015-16, cuando se embarcaron 250.000 toneladas de soja, maíz y trigo, el mayor volumen operado en los últimos 20 años.

La Compañía Logística del Norte S.A. (Colono) administra y opera ese nodo estratégico. Su gerente operativo, Juan Camarasa, valoró las gestiones del gobernador Domingo Peppo para atraer inversiones a la provincia, sobre todo aquellas vinculadas con el desarrollo logístico.

“Hoy, el Centro de Acopio y Embarque de Barranqueras es el puerto que más barcazas de granos carga en el país. Estamos invirtiendo para seguir creciendo”, señaló en diálogo con NORTE, mientras destacó que la compañía reinvierte sus ganancias en mejoras para la infraestructura que redunden en una operación más eficiente.

Poniendo en contexto la novedad anunciada por Peppo días atrás, con la inyección que proyecta la naviera UABL de 40 millones de dólares para mejorar la operatividad del riacho Barranqueras, Camarasa recordó que en la provincia se producen más de 3,5 millones de toneladas de granos, y se embarca cerca del 10% de ese volumen.

“Hay un potencial de crecimiento muy importante, y mejorar la infraestructura y la cantidad de operadores seguramente redundará en beneficios para la economía chaqueña en general y el productor agrícola en particular”, afirmó.

Sólo dos embarcan granos

Camarasa, uno de los cuadros técnicos más valiosos en materia de comercialización de granos, recordó que en el pasado hubo más empresas embarcando en el riacho Barranqueras, pero en la actualidad quedan sólo dos: la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), en Puerto Vilelas, y Colono en Barranqueras.

“La permanencia de ACA es destacable, pero quisiera subrayar la labor del equipo de Colono, tanto en el plano operativo-comercial como administrativo que es lo que conozco más”, señaló y repasó: “Desde su inicio, un objetivo de Colono fue incrementar la operación del Elevador. Este objetivo se relaciona con generar mayor competitividad logística y con la finalidad de que las mejoras logradas a nivel operativo y económico alcancen al productor”.

Los resultados hablan por sí solos: en 2015 se embarcaron cerca de 200.000 toneladas. El año pasado fueron cerca de 250.000 toneladas entre soja, maíz y trigo, convirtiéndose en el año de mayor volumen operado en el CAEB en los últimos 20.

Y la actual campaña será similar a la anterior. “Estamos recogiendo los frutos de un trabajo planificado y ejecutado con responsabilidad y profesionalismo”, ponderó el gerente del CAEB. En el plano administrativo, Colono logró la habilitación portuaria ante la Dirección Nacional de Vías Navegables.

“Es un hito de relevancia, es el mayor estatus portuario que existe, y se logró mediante un enorme esfuerzo del equipo de trabajo. Esto otorga un nivel de confianza importante a nuestros clientes”, resaltó.

La capacidad del Elevador

El Elevador tiene una capacidad estática de 100.000 toneladas, que se puede rotar. Es decir, utilizar el mismo espacio más de una vez. Según explicó Camarasa, la rotación depende de muchos factores: el éxito de la campaña agrícola, la estructura de costos de esta alternativa versus otras, la dinámica comercial de los compradores, la concentración o dispersión temporal de las cosechas, la logística fluvial cuya oferta está concentrada, entre otros factores.

“El último año lo hemos rotado 2,5 veces y se podrían hacer unas 100.000 toneladas más con algunas mejoras que estamos realizando”, reveló.

“Si realizamos una consideración técnica, opiniones que indican la posibilidad de embarcar un millón de toneladas quedan sin sustento. El Elevador tiene una capacidad de descarga limitada en su diseño: el Redler que alimenta a las norias es de 300 tn/hora. Todo el diseño de la planta está limitado por esta cuestión. Se pueden descargar 10 camiones por hora y no más”, precisó.

A la vez, mencionó el factor de costos. Esta es la tercera campaña en que el CAEB se aproxima a su techo operativo para un turno de trabajo.

“Implementar un segundo turno es complejo, porque implica duplicar la nómina de personal y la campaña es bastante concentrada en dos o tres meses. Si bien podríamos dar respuesta más rápida en la cosecha, se producirían pérdidas de productividad importantes porque tendríamos personal ocioso fuera de los momentos de cosecha”, puntualizó Camarasa.

Los ahorros en logística

“El anhelo de lograr ahorros significativos de costos en la logística fluvial tiene su complejidad, porque el flete multimodal tiene costos operativos agregados. No es lo mismo mandar un camión directo del campo a Rosario, que enviar del campo a Barranqueras, y de Barranqueras a Rosario”, contrastó.

Al respecto, explicó que, si bien el flete fluvial es más barato, el costo del arrime a Barranqueras por camión es casi el doble más caro por kilómetro que un flete largo y esto atenta contra la multimodalidad.

“Como ejemplo, se estuvo pagando el camión del interior del Chaco a Barranqueras $400/ tn, mientras que para ir a Rosario se pagaba $850, si se divide por kilómetro da casi el doble”, reveló.

Además de este arrime intervienen los costos operativos de recibo, almacenaje, embarque y desembarque, sumados a otros costos administrativos, de controles de la mercadería e impositivos.

Por eso es que la ecuación económica en el momento de mayor demanda (en plena cosecha) es buena, y después comienza a converger con la alternativa directa por camión, la cual baja mucho su tarifa en los meses alejados de la trilla.

“Son temas que estamos trabajando, no es que en baja no operemos, sino que la competencia con el camión directo es más difícil”, puntualizó Camarasa.

Empleo directo e indirecto

Más allá del foco de la compañía, que es aportar soluciones logísticas a la producción chaqueña y coadyuvar con las políticas que el Ejecutivo Provincial impulse al efecto, la actividad del CAEB genera empleo genuino directo para más de 40 personas, empleo indirecto para diversos prestadores de servicios y externalidades positivas a la infraestructura, el ambiente y la seguridad vial, ya que se reduce la circulación por carretera.

En cuanto al transporte local, lejos de quitarle trabajo lo multiplica, ya que un camión que viene del interior a Barranqueras puede hacer hasta seis viajes por semana en el mejor de los casos y un promedio de 4, mientras que para ir a Rosario sólo dos.

“Esto genera una mayor cantidad de viajes y una mayor facturación comparativa”, concluyó el gerente.

Crédito: Diario Norte

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here